•  |
  •  |
  • END

El nandaimeño Everth Cabrera, alineando nuevamente como primer bate de los Padres, ligó dos imparables en cuatro turnos ayer ante los Bravos de Atlanta, que superaron a San Diego con marcador de 9x1.

Cabrera fue el único con dos hits en un partido que la ofensiva de los Padres conectó sólo seis incogibles. Además el nica lleva seis inatrapables en sus últimos 19 turnos y cuatro en 14 contra los Bravos de Atlanta, el cuarto mejor pitcheo de las Mayores.

El explosivo short stop, en el propio primer episodio disparó hit al jardín izquierdo ante los envíos del puertorriqueño Javier Vásquez. En la tercera entrada, siempre ante Vásquez, disparó otro cohete, esta vez al jardín derecho. En la quinta fue dominado en rola a la segunda base y en su último turno falló en línea a las manos del relevista Kris Medlen.

Con su dos imparables, Cabrera subió su promedio a 272 puntos, producto de 67 imparables en 246 turnos oficiales en 70 juegos en la gran carpa.

Por su parte, los Vigilantes de Texas, al ritmo de Ian Kinsler, que conectó sus jonrones 27 y 28 de la campaña, lograron adjudicarse una importante victoria ante los Yanquis con score de 7x2, y acortaron a juego y medio la lucha por el comodín de la Liga Americana ante Boston.

En tanto los Medias Blancas de Chicago se le cruzaron en el camino a los Medias Rojas de Boston al derrotarlos 9x5, empujados por la victoria número 12 de la temporada de Jonh Danks, y se acercaron a cuatros juegos de la punta de la División Central de la Americana, comandada por los Tigres de Detroit.

Los Marlins de la Florida, que continúan su lucha por el comodín de la Liga Nacional, no aprovecharon la derrota de los Rockies antes los Dodgers y fueron vencidos por los desarmados Mets 10x3. El partido lo ganó Tim Redding, quien trabajó 6.2 entradas para tres carreras limpias.