•  |
  •  |
  • END

Los Ángeles Times
En su mayor parte, Vicente Padilla hizo lo que se suponía tenía que hacer en su primera apertura para los Dodgers. Para empezar, no golpeó a nadie.

Soltado por los Texas Rangers la semana pasada y recogido por los Dodgers, el derecho de 31 años con un temperamento que se presume es tan fuerte como su brazo, obtuvo la victoria 3-2 sobre los Rockies de Colorado en Coors Field.

Pero cómo él sujetó a los Rockies a dos carreras y seis hits durante cinco entradas era algo inesperado. “No tenía mi sinker hoy”, dijo Padilla, que hizo 80 lanzamientos y tocó 96 mph sobre el arma de radar del estadio. “Afortunadamente, ellos tomaron muchas bolas.”

El manager Joe Torre, que se resistió poner a descansar al short stop Rafael Furcal porque esperaba que Padilla consiguiera muchos roletazos de outs, se río entre dientes.

“Después de que dije a todo el mundo cuántos roletazos iba a conseguir, no tenía nada más que pelotas de flay “, dijo Torre.

Padilla culpó la altitud, algo en lo que el catcher Brad Ausmus creyó. “Puedo dar fe de eso”, dijo Ausmus. “Me he enfrentado contra él y esto se hunde mucho más que eso.”

Los Rockies tenían a cinco bateadores zurdos en su alineación, sin contar el lanzador Jorge de la Rosa, y Ausmus dijo que Padilla debe ser más eficaz con un equipo con más bateadores derechos. “No es muy confortable para los bateadores derechos “, dijo Ausmus.