•  |
  •  |
  • END

Union Tribune
El mánager Bud Black era empujado. Después, él vio los micrófonos y la videocámara en la cara de Everth Cabrera, y al fotógrafo que captó cada movimiento al shortstop ambidextro. Pero, ¿por qué? Black había dicho sobre el arribo de los Padres en Florida Sur – es lo más cerca que las Grandes Ligas están de Nicaragua, el país natal de Cabrera-. El chico de 22 años era identificado como el receptor de alguna clase de premio en Miami.

“Es el vicepresidente de Nicaragua”, dice Black, serio. “Ha sido nombrado caballero. ¡Sir Everth Cabrera!”. El mánager de los Padres estaba siendo juguetón con el novato, obviamente, pero también sospecha que Cabrera podría tener un buen comienzo en su camino para ganar muchos otros premios por su talento. En realidad, el honor otorgado a él ayer era de un grupo de cronistas de deportes de radio con énfasis en la inmensa comunidad hispánica de Florida del Sur. Cabrera había sido elegido para recibir el premio la “Nueva revelación del año”.

“Están hablando de él en los círculos del béisbol también”, dijo Black. “La liga está empezando a darse cuenta del juego total de Everth. Su defensa, el brazo, la velocidad. La manera que juega una de las principales posiciones. Los otros entrenadores y mánagers están levantando sus cejas”, agregó el mentor de San Diego.

Sólo en las primeras dos entradas, Cabrera produjo un par de jugadas que enloquecían el Land Shark Stadium. Tomando un batazo casi de imparable de Wes Helms en la primera entrada, el nica giró e hizo un tiro con todo el brazo a lo largo de segunda a primera para atrapar a Helms que se dirigía de regreso a la base.

Con el veloz Tony Gwynn en tercera y dos outs en la segunda entrada, Cabrera colocó un bount perfectamente ejecutado entre el pítcher y segunda base para un hit empujador de carrera.

Por si fuera poco, otro relevo de Cabrera desde el terreno corto del jardín izquierdo sacó a Jorge Cantú en el plato por una yarda. Y luego empezó una jugada de doble play con una pelota con el guante de revés enviada al segunda base David Eckstein.

Cabrera ha hecho estas cosas tan a menudo que es casi el punto donde las personas están más estupefactas por su estilo excitante del juego.

Parece incomprensible que hace un año, Everth estaba jugando a la pelota Clase A en la organización de los Rockies de Colorado. Hay considerable incredulidad del por qué los Rockies lo dejaron sin protección en el reclutamiento de la Regla V, que es como los Padres lo consiguieron por la suma caballeresca de 50 mil dólares.

“Vimos su talento”, dice Black, refiriéndose al entrenamiento de primavera. “Sabíamos en una semana que este tipo iba a quedar en nuestro club. No sabíamos que iba a ser nuestro shortstop regular. Pero cuando llegamos a abril, nuestro plan era ponerlo a jugar un par de veces a la semana, alimentarlo un poquito, no agobiarlo. El sólo hasta hace poco estaba fuera de la pelota A. No queríamos poner presión sobre un chico de 22 años que sólo venía de la liga de South Atlantic”, comentó.

“Cuando nos mudamos a la última parte del mes, teníamos una reunión de personal. Recuerdo hablar con Kevin Torres (gerente de los Padres) y decirle, hey, es tiempo de ponerlo a jugar un poco más, tal vez cuatro días por semana, y él todavía puede relevar a Eck (David Eckstein) en segunda base. Desafortunadamente, entonces él se lesionó”, expresó Bud.

Efectivamente, ése es el otro punto asombroso. Sus siete triples y 20 bases robadas (en 23 intentos) - el primer jugador de Padres en robar 20 en tres años – los tiene a pesar que pasó 60 días de su temporada de novato en la lista de lesionados con una mano fracturada. No ha dejado de jugar como titular en el short desde su regreso al equipo, el 19 de junio.

“Jugó mejor en Portland (Triple A) de lo que él jugó en (su asignación de rehabilitación) Clase-A Lake Elsinore, y luego él vino al equipo grande y vino hacerlo mejor aquí de lo que hizo en Pórtland”, dijo Black. “Desde que recuerdo, ha sido excelente”.

Los Rockies no pensaban que Cabrera podía darles suficiente ofensiva. Anoche, el switch-hitter tenía un doble y un sencillo después de tres entradas, su cuarto juego multimparables en cinco salidas y 27 juegos en los últimos 33 con al menos un hit.