•  |
  •  |
  • END

¿Qué pasó con los reflejos y la seguridad de manos de Everth Cabrera frente a lo imprevisto?. Una pelota bateada por Kevin Kouzmanoff hacia territorio faul en el inicio del juego, entró serpenteando a la caseta de los Padres y golpeó en la nariz al pinolero, haciéndolo sangrar un poco, sin alarma. Manos limpias y posición pasiva, no le permitieron a Everth exhibir su destreza en la caseta de San Diego, equipo que terminó perdiendo 6-4 con los Marlins, un juego que lo inició ganando.

“El golpe me sorprendió, pero no afectó mi rendimiento. Utilicé algodones un rato porque me lo recomendaron, pero luego, todo volvió a la normalidad. No estuve bien al bate, pero así es esto, sin embargo, cada vez me siento mejor en la defensa”, apuntó mientras comía en el dogout, antes de salir hacia el aeropuerto de Fort Lauderdale con el equipo.

Sin hit en los dos últimos juegos, Cabrera fue reducido a sólo 2 en 12 turnos oficiales, mientras veía decrecer su promedio a 267 puntos, jugando sin errores a la defensiva, ejerciendo presión con su presencia en las bases, o apurando a los fildeadores como ocurrió con Cantú forzando el error. Tal como apunta el mánager Black, Everth es un elemento imprescindible por su múltiple utilidad, en un equipo de pequeñas pretensiones que atesora mucho futuro.

Bateando a la derecha contra el poderoso zurdo Sean West, Cabrera se embasó por error del antesalista Jorge Cantú sobre un bount alto, supuestamente fácil; en el tercero, se vio desajustado abanicando un par de lanzamientos fuera de la zona y se tragó el ponche 57 de la temporada; siempre frente a West en el quinto, con dos strikes y una bola, roleteó mansamente al campo corto; en tanto en el séptimo, viendo por vez primera al zurdo Reynel Pinto, recibió boleto después de un doblete del emergente David Eckstein; finalmente, Cabrera volvió a ser boleado por el derecho Leo Núñez en el noveno.

Iniciando serie de tres juegos hoy contra los Nacionales de Washington, Cabrera se enfrentará a Liván Hernández, al zurdo Clayton Richard y también a Kevin Correia. El muchacho sólo toma unas pausas y regresa a su agitación natural.

En otros juegos, los Yanquis, aferrados al liderato del Este en la Liga Americana, derrotaron 8-3 a los Medias Blancas con jonrones de Mark Teixeira (32) y Johnny Damon (24), en respaldo de un bullpen efectivo, capaz de meter el brazo a fondo después que Joba Chamberlain sólo pudo trabajar tres entradas permitiendo dos carreras, pero los Medias Rojas, tenaces perseguidores pese a encontrarse a seis juegos, aunque liderando el comodín, se impusieron 7-0 a Toronto, bateando lo suficiente contra Roy Halladay (13-8), y apoyándose en seis ceros trabajados por Paul Byrd, llamado de las menores.

Por Detroit, Justin Verlander llegó a 15 triunfos sometiendo a Tampa 4-3 pese a jonrones de Longoria y Iwamura.


dplay@ibw.com.ni