Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

De pronto, nos encontramos con una posibilidad súper-atractiva en la vuelta de la esquina: Everth Cabrera frente a Vicente Padilla. ¿Quién iba a pensarlo hace unas semanas?. Sin embargo, es muy factible que estos big leaguers nicas midan sus habilidades el próximo domingo en Los Ángeles, así que tratemos de “abrochar” nuestras emociones mientras nos acomodamos en las butacas.

“Vamos a ver qué pasa ese día”, me dice Everth mostrando como una marquesina blanca, su dentadura al sonreír con amplitud. En su sencillez, el “factor pimienta” de los Padres nunca dirá “¿Y cuál es el miedo?”, pero advierte: “Sé fajarme con el pitcheo de poder, y está demostrado. He aprendido mucho y me he enfrentado a tiradores tan buenos y violentos como Padilla. Estoy contento que nos veamos las caras”.

Este chavalo tan inquieto como irreverente, le conectó un jonrón de cierre de juego con las bases llenas, al lanza-meteoros venezolano, Francisco Rodríguez de los Mets, enviándolo a la sala de cuidados intensivos, creyendo estar viendo el mundo al revés; es el mismo prospecto que devolvió una bola de humo de Johan Santana a lo profundo del jardín central, para un out eriza-pelos en San Diego.

Ahí estarán, el material de Padilla, a veces exuberante y efectivo, frente a esa agresividad sostenida por la mejoría constante y el atrevimiento de Cabrera. No es Aquiles contra Héctor, pero cuiden sus uñas, no las mastiquen que pueden morderse los dedos.

“Hay pítcheres que como me ven pequeño, van con todo su poder en busca de pasarme, y se equivocan, porque mi rapidez está en todo lo que hago, y mis muñecas se mueven con aceleración…Soy un buen bateador de rectas no importa qué velocidad alcancen. Como todos los bateadores, tengo que tener más cuidado con las bolas de rompimiento…Sé que Padilla tiene una recta respetable, y que se mueve, por eso digo vamos a ver qué pasa cuando lo enfrente”, expresa Everth, mirando hacia el futuro inmediato. Apenas once nicaragüenses han escalado el Monte Everest del béisbol en más de un siglo, y hemos visto a David Green contra Porfirio Altamirano y Marvin Benard retando a Denis Martínez; ahora nos preparamos para Cabrera-Padilla en lo referente a duelos pinoleros pítcher-bateador en la Gran Carpa; en pitcheo, tenemos que retroceder a 1982 para el cruce de disparos entre Albert Williams lanzando para los Gemelos y Denis Martínez desde la colina de los Orioles, en el Memorial Stadium de Baltimore, saliendo ambos sin decisión.

Si todo camina sobre rieles, será la tercera apertura de Vicente con los Dodgers, en tanto Cabrera seguirá batallando por impresionar atravesando por un fructífero período de aprendizaje. “Soy joven, estoy ansioso por evolucionar y tengo el tiempo a mi favor. Cada experiencia es muy útil. Padilla tratará de dominarme y yo estaré listo buscando cómo responder. Será interesante”, dice Everth con una fluidez similar a la de su fildeo.

Por mi parte, sólo tengo un temor: que me falle la computadora y me pierda esa batalla. ¡Diablos, ni pensarlo!.


dplay@ibw.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus