•  |
  •  |
  • END

ESPNdeportes.com
Sammy Sosa apareció públicamente por primera vez desde que fuera vinculado a la lista de 104 peloteros que dieron positivo a esteroides en el 2003, pero rehusó hablar del tema durante la fiesta de cumpleaños de una hija en Miami.

“Estamos en los 15 de mi hija, ese es un tema que no se puede tocar aquí”, dijo Sosa a un reportero de ESPN Deportes Radio la noche del sábado cuando se le preguntó acerca de un reporte aparecido a mediado de junio en The New York Times.

Sosa, quien bateó 609 jonrones --sexto en la lista de todos los tiempos--, no ha anunciado oficialmente su retiro del juego pese a que no acciona en los diamantes desde el 2007.

“El béisbol me extraña a mí”, dijo cuando le preguntaron si extraña el deporte.

“Estamos expandiendo el talento mío en otras áreas, como los negocios, y las cosas van muy bien”, dijo Sosa, quien actualmente se desempeña como embajador comercial de la República Dominicana en busca de nuevas oportunidades económicas para el país.

Sosa y su esposa Sonia lanzaron una gran fiesta en un hotel de la ciudad del sol para celebrar los 15 años de Kenia, su hija mayor. El toletero fue seleccionado a siete Juegos de Estrellas, ganó seis Bates de Plata y es el único jugador con tres temporadas de 60 o más jonrones.

Según el reporte del Times del 16 de junio, Sosa, de quien se ha sospechado utilizó drogas para mejorar el rendimiento, pero nunca arrojó positivo a pruebas oficiales de las Grandes Ligas, habría sido uno de los 104 jugadores que dieron positivo a las pruebas exploratorias de hace seis años.

Los resultados de esas pruebas anónimas debían ser confidenciales y destruidos según el acuerdo entre la Asociación de Peloteros y la oficina del Comisionado de las Grandes Ligas, pero la lista fue decomisada por autoridades federales un año después y recientemente algunos de sus integrantes fueron filtrados a la prensa.

Sosa y sus compatriotas Alex Rodríguez, Manny Ramírez y David Ortiz fueron denunciados por las filtraciones.

Sin embargo, aparecer en la lista no significa que un jugador dio positivo al uso de esteroides, según informaron recientemente el sindicato y el comisionado.

“Hay más nombres en la lista del gobierno (104) que la cantidad máxima de positivos que se registraron durante el programa de 2003 (96)”, dijo Grandes Ligas en un comunicado. “Y, como indicó el Informe Mitchell, algunos de los 96 positivos fueron apelados por la Asociación. Tomando en cuenta las dudas sobre la lista, le pedimos a la prensa y al público que sean cautelosos al llegar a conclusiones basadas en la filtración de nombres, especialmente de fuentes no identificadas”. Michael Weiner, asesor legal del sindicato de jugadores, dijo que algunos casos positivos pudieron ser ocasionados por suplementos nutricionales y que todavía hay dudas científicas sobre las pruebas de 2003.

El pasado miércoles, un tribunal federal de apelaciones concedió la razón al sindicato de peloteros, y determinó que los agentes federales no debieron incautarse la lista. La corte consideró que las autoridades tampoco debieron decomisar muestras de 104 peloteros de las Grandes Ligas que presuntamente dieron positivo por drogas en el 2003.

La decisión representa una victoria para el sindicato de peloteros, el cual argumentó por años que los resultados debían destruirse, y que padece todavía las consecuencias cada vez que se filtra a la prensa información de la lista, que debió ser anónima y fue considerada después como confidencial por los tribunales.

Salvo que se presente una última apelación ante la Corte Suprema Federal, los resultados de los análisis y las muestras se destruirán, y los fiscales no pueden usar la información. Los abogados del sindicato dijeron que el gobierno devolvió las evidencias poco después de que surgieron los primeros fallos de una corte en el juicio.

A pesar de la aparente victoria, los jugadores reportados como miembros de la lista ya han sufrido daños irreversibles a su imagen y, en el caso de los que poseen las estadísticas adecuadas, podrían enfrentar inconvenientes para entrar al Salón de la Fama cuando sean elegibles.

“El fallo es algo bueno, pero no me ayudará un mes después de estar hablando de lo mismo”, dijo Ortiz.