•  |
  •  |
  • END

El factor sorpresa nunca ha tenido tanto valor en un pelotero nica como en Everth Cabrera. Día a día nos preguntamos qué nuevo hará para seguir sorprendiéndonos, y siempre se las arregla para esperar algo más de él en un nivel tan exigente como las Grandes Ligas.

Bueno, ayer tocó la bola en gran forma dos veces y demostrando que su velocidad jamás debe menospreciarse, consiguió dos hits, anotó la primera carrera del juego, y aunque se ponchó en par de ocasiones ante Liván Hernández, no dejó de ser incidente en la victoria de los Padres 3x1 sobre los Nacionales de Washington.

En el primer episodio Cabrera encendió la chispa con un toque frente al propio Liván, quien no pudo resolverlo y minutos más tarde David Eckstein lo mandó al plato con un doble al jardín derecho. Kouzmanoff remolcó la segunda carrera por doblete a lo profundo del jardín central.

Después el nica se ponchó tirándole en el segundo episodio, recibió la misma dosis, pero con el bate al hombro en el quinto. Con la pizarra 2x1 a favor de San Diego, Cabrera volvió a tocar la pelota, esta vez por el lado de tercera, en el octavo, sin embargo ya no pudo avanzar más allá, pues Eckstein falló en rola para doble play. Antes de eso, el emergente Chase Headley disparó jonrón solitario que selló el triunfo de los Padres.

Everth bateó de 4-2, con dos ponches, una anotada y mejoró su promedio de 267 a 271, producto de 71 imparables en 262 turnos. Sufrió sus ponches 58 y 59 y anotó su carrera 42 de la temporada.