•  |
  •  |
  • END

Ganaron los Dodgers 4x3, pero no pude dormir rascando mi cabeza, preguntándome ¿por qué sacaron a Vicente Padilla, precisamente cuando más dominante estaba luciendo? Joe Torre es un gran manager, no hay duda, pero como decía mi abuelita, en ocasiones al mejor mono se le cae el zapote, y por lo visto, anoche se le cayó a Torre en ese sexto inning.

El pistolero nicaragüense, que utilizó rectas encima de las 95 millas, estaba manejando una ventaja de 3x1 sobre Arizona, dibujando cuatro ceros después de un tormentoso primer episodio, milagrosamente reducido a una carrera, pese a que las bases se llenaron sin out.

Más importante que eso: Padilla había retirado a siete hombres consecutivos mostrando suficiente autoridad, utilizando sólo seis lanzamientos para resolver el quinto inning. Cierto, fue necesario que realizara diez envíos para el segundo ponche del temible bateador de 40 jonrones y 90 empujadas Mark Reynolds, pero hizo zumbar disparos de 93 y 94 millas. Así que, pese a los 97 lanzamientos, estaba en pie de guerra.

El zurdo de 24 años Scott Eldberg estaba llegando de las ligas menores horas antes. En su más reciente salida como big leaguer, el siete de agosto, permitió dos carreras limpias en dos tercios de inning contra los Bravos durante una derrota de los Dodgers 9x5, y anoche, entrando por Vicente con un out y bases limpias, permitió dos hits y cedió una base, recetando un ponche, lo que aprovecharon los Cascabeles para empatar el juego 3x3, cuando otro relevista, Ronald Belisario, fue sacudido por hit remolcador del emergente John Hester.

Después de cinco innings y un tercio, con una carrera limpia, cuatro hits, cinco ponches y dos bases, mejorando a 4.72 su efectividad, traten de imaginar cómo se sentía Padilla en el dogout viendo tanta inutilidad. El béisbol es así de contradictorio, pero cuando te has esforzado tanto en busca de la victoria, y otros te la malogran, sobran ganas de golpear la pared con un par de puños.

¡Qué inicio de juego más angustioso! Dos bases y un machucón llenaron las almohadillas de cascabeles sin out. Padilla parecía estar manos arriba frente al poder de Reynolds y la agresividad de Miguel Montero, pero en un alarde de recuperación, los ponchó. Eso sí, con siete foules, Montero lo obligó a trabajar horas extras y Parra estrelló un batazo en la pierna izquierda del nicaragüense, que en lugar de seguir hacia el center fielder, se desvió al lado de tercera y provocó la primera carrera del juego. El pinolero cerró un inning de 37 lanzamientos, dominando a Chris Young.

Jonrón de Matt Kemp en el cierre equilibró el juego 1x1; hit impulsador de Padilla en el segundo y un error de Upton en el tercero facilitaron a los Dodgers tomar ventaja de 3x1, pizarra que se mantuvo hasta que Torre decidió sacar al nica después de un ponche y entregarle la pelota a Elbert, quien arruinó una gran faena de Vicente.

Claro, una vez que nos golpeó lo ocurrido, es natural y molesto preguntarse: ¿Por qué lo sacaron? Otro sentimiento tendríamos si el relevo responde. ¡Diablos, así es esto!, pero uno no se resigna.


dplay@ibw.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus