Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

Casi, casi, acertar un lanzamiento para convertirlo en hit es una ecuación de álgebra superior. Y es que cada envío fabrica un momento complicado en el que tienes que mezclar astucia con conocimiento --como soporte efectivo de tu captación intentando descifrar--, reflejos y rapidez de muñecas. El enemigo está a solamente 60 pies y 6 pulgadas, y viene hacia el plato con una variedad de disparos a diferentes velocidades con puntos de aterrizaje imprevisibles.

“Batear es lo más difícil, y exige un adiestramiento intenso. Siempre estás aprendiendo, me dice un veterano como David Eckstein y un joven que ha conseguido respeto como Adrián González. Hay que estar preguntando y observando para aprender y mejorar”


Siendo un novato impulsado de golpe a las Mayores, tu porcentaje es excelente, aun considerando el gran provecho que has sacado de tu velocidad de piernas para transformar probables outs en hits. ¿Cómo te sentís desarrollando tu swing?
Nunca estoy intimidado. La confianza es importante, y yo me tengo una fe bárbara. No importa que me vean pequeño, porque sé fajarme. Si se fijan, en la mayoría de ponches he peleado fouleando. Estoy aprendiendo a seguir los lanzamientos.


Pensamos que el cambio brusco de pitcheo te iba a mantener a raya.

Sí hay un cambio. Yo me he enfrentado a grandes tiradores, y se siente su poder y destreza. Hay que aplicar ajustes para poder funcionar. El pitcheo en las menores es bueno, y supongo que en Triple A debe ser muy próximo a las Grandes Ligas, porque muchos de los que son llamados, responden. Cuando puedes utilizar recursos extras y aprovechas los roletazos, evitas que te tengan a raya.

¿Cómo te estás ayudando?

Con los coachs y los videos. Rich Rentería ha mostrado mucho interés por mi progreso. Siempre me dice que hay que estudiar mucho, que esto es de perseverancia, y me recomienda los videos.

¿Temor a los lanzamientos pegados?

No puedes entrar al cajón de bateo con miedo. Sería grave. Te van a tirar adentro, bien adentro si es necesario, pero eso es parte del juego y hay que tomar riesgos.

¿Qué tanto espacio intentas robarle a los pitcheres? Denis Martínez decía que él no permitía eso.

Yo busco la mejor posición para conectar. Me preparo para estar muscularmente relajado y ser lo más flexible frente a los lanzamientos. No pretendo quitarle terreno a los pitcheres, pero ataco bien la esquina de afuera.


Te has estado sosteniendo alrededor de los 270 puntos. ¡Qué bueno sería verte terminar la temporada con un promedio así!
No me fijo metas en cifras, simplemente intento rendir al máximo en cada juego. No me siento frustrado cuando las cosas no me salen bien. Siempre regreso entusiasmado a fajarme.

Como si acabara de leer a Conrad “en el mar, todos somos iguales”, Everth Cabrera empujado por su atrevimiento, cree que eso ocurre en las Grandes Ligas, aunque usted y yo, sabemos que no es así.


dplay@ibw.com.ni
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus