•  |
  •  |
  • END

A Joe Torre le encantaba tener a Darryl Strawberry en su banca en aquellos días en que el primero era manager y el otro jugador con los Yankees de Nueva York. Strawberry no jugaba todos los días y no era particularmente bueno en defensa, acumulando también su cuota de ponches. Pero era una amenaza, aún cuando no estaba en el plato.

La presencia de Strawberry forzaba a los pilotos enemigos a pensar sobre la posibilidad de que este bateador zurdo grande y poderoso entrara en la caja en cualquier momento, con su bate luciendo tan insignificante como un fideo crudo en sus manos. El espectro de Strawberry conectando un cuadrangular podía hacerlos repensar sus decisiones de poner a uno u otro relevista en el final del juego, y cuando estaba en el plato era totalmente capaz de aplicarle a un lanzamiento la parte más gruesa del bate y mandar la bola a 450 pies de distancia, o quizás de lograr un boleto para llenarle las bases al bateador siguiente.

Esto fue lo primero que me vino a la mente con la noticia de que los Dodgers habían adquirido a Jim Thome: Torre tiene hoy su nueva versión de Strawberry. Los contratos de los Dodgers con Thome y Jon Garland son ahora el tema de conversación en Los Ángeles.

No es probable que Thome abra más de uno o dos juegos en primera base, posición que no juega desde 2007. Al final, solamente podría tener entre 15 y 20 oportunidades en el plato en lo que resta de la temporada con L.A., si es que James Loney no se lesiona. Pero Thome será una amenaza significativa desde el banco, incluso a los 39 años, porque sigue haciendo lo que siempre ha hecho: conectar jonrones (23 en 345 turnos al bate) y tomar bases por bolas (69). Su porcentaje de embasamiento esta temporada es de .372.

Los pitchers zurdos han sido un problema para él este año, limitándolo a un promedio de bateo de .216, con cinco jonrones en 88 turnos al bate, pero sigue siendo peligroso para los relevistas derechos; Thome tiene un porcentaje de embasamiento de .392 ante los derechos, con un OPS de .910, con 18 cuadrangulares en 253 turnos al bate. Lo que significa que todos los relevistas derechos que no puedan lanzar tan fuerte como solía hacerlo Joel Zumaya -- desde Bobby Howry de los Gigantes hasta Huston Street de los Rockies, Ryan Franklin de los Cardenales y Brad Lidge de los Filis -- quedan oficialmente notificados por el resto del año.

Los Dodgers también incorporaron un lanzador abridor, Jon Garland, quien está lanzando bien. Sus seis aperturas en el mes de agosto:
Los Diamondbacks pagarán la totalidad del salario de Garland más su opción contractual a cambio de un prospecto, de modo que los Dodgers entregarán un prospecto decente, algo que también hicieron el año pasado al adquirir a Casey Blake. Pero necesitaban ayuda en la rotación, especialmente con las señales de que Chad Billingsley aún no se ha recuperado de su lesión en el muslo, y el hecho de que Clayton Kershaw es, bueno, un pitcher de 21 años quien todavía está aprendiendo en su segundo año dentro de Grandes Ligas.