•  |
  •  |
  • END

El inesperado derrumbe de Ofilio Castro en los últimos tres juegos dejó al receptor del Bóer, Manuel Mejía, con la posibilidad de conquistar el título de bateo esta tarde, cuando se realice el último juego de la temporada regular.

La lucha por este cetro ha sido intensa, tal a como se esperaba, pero Ofilio, que en determinado momento recuperó la delantera que mantuvo a lo largo de la temporada, y que en esta semana llegó a diferenciarla por tres diezmilésimas, cayó en barrena y llega hoy a su último partido bateando para .344 (65-189), mientras Mejía lo hace para .353 (59-167), una diferencia de nueve milésimas, o como quien dice, urgido de tres hits.

Desde el jueves, en que juega contra el León, Ofilio sólo ha conectado un hit en nueve turnos. Ayer se fue de 3-0 y 2-0 en el doble partido, con dos roletazos para doble play. Sólo se embasó una vez, que fue por base por bolas... En cambio, Mejía en el primer juego ante Chinandega se fue de 1-0, recibiendo tres bases por bolas, y de 3-1 en el segundo partido. Lo hizo de 4-1 en el doble cartel.

Con el título en el bolsillo, Mejía podría darse el lujo de tomarse un descanso y estar atento al desempeño de Ofilio en León... Como apuntamos, Ofilio necesita tres hits para aspirar al título si Mejía no está en juego.

Suponiendo que sólo juega Ofilio hoy, necesitaría batear de 3-3 para subir su porcentaje hasta .354 (68-192)... Un 2-2 lo limita a .351, y un 4-3 lo deja en .35233... ¡Ah!, un 4-4 lo impulsaría a .358 (69-193), pero no lo ha podido conseguir esta temporada. El cinco de enero fue la última vez que bateó de 4-3 ante Chinandega, y otro juego de tres hits fue el 11 de diciembre.

Mejía podría exponerse siempre y cuando batee un hit en su primer turno, ya que podría consumir y hasta fallar los siguientes dos, y con 3-1, cerraría con promedio de .353 (60-170)... Incluso, batear de 2-1 lo catapulta hasta .355.

Manuel Mejía tiene todo para coronarse esta tarde en el Estadio Nacional “Denis Martínez”, donde habrá entrada gratis... Los aficionados quisieran verlo en acción, y dependerá del manager Lourdes Gourriel y del propio pelotero la decisión de jugar o no.

En el béisbol casero hubo títulos de bateo que se decidieron el último día... En 1985, Arnoldo Muñoz no tomó su último turno y le permitió coronarse a su compañero Julio Medina... En 1989, cuando Próspero González y Freddy García empataron con .400, Freddy no quiso tomar su último turno... Ernesto López no jugó el último juego de la campaña de 1983, mientras Apolinar Cruz decrecía ante la Costa; en la década de los 70, Chinandega no llegó a jugar y Pablo Juárez se quedó con el título de bateo, privando a Pedro Selva de la oportunidad de pelear... Todavía se recuerda aquel cierre de 1996, cuando Nemesio Porras, que estaba en el banco, se vio obligado a tomar turno para coronarse con .411, ante la presión de Próspero González, que con toques de bola escaló a .409.

Hoy es entre Mejía y Ofilio, y uno se pregunta si Mejía alineará, o si prefiere no exponerse.