Carlos Alfaro
  •  |
  •  |
  • END

Diego Sandino cerró su labor en la campaña regular luciendo tan inmenso en la loma que no había manera de no admirarlo.

Ésta vez la víctima fue León, que siendo reducido a sólo una carrera por Diego, cayó sin resistencia alguna, y el derecho fernandino ganó su décimo juego, empatando el récord de la LNBP.

“Me siento feliz, y sólo quiero decir que esto logrado no es casualidad, sino el resultado de un esfuerzo sostenido durante mucho tiempo en los entrenamientos”, dijo Diego, que presenta marca de 10-0.

Sandino en la Liga de Primera División pasada no conoció la derrota, terminando la ronda regular con 8-0, y ahora con sus diez victorias seguidas en la profesional, nos dio una clara imagen de un pitcher que vive un año fantástico.

“Todo lo que hice no sólo fui yo. Tengo que agradecer a mis amigos que siempre me apoyaron con sus batazos y espectaculares atrapadas. Yo soy la figura, pero reconozco que sin el apoyo de ellos esto no hubiese sido posible”.

¿Cuál fue el club al que más sentiste que te costó ganarle?
El que siempre me exigió más fue Chinandega. Es más, mi invicto en un juego contra ellos estuvo peligrando. Pero lo bueno fue que nunca me vencieron y me mantuve sin reveses en todo el año.

¿Cuál es la fórmula para ganarle fácil al Bóer cuando los demás pitcheres fueron conectados por esa ofensiva?
Yo sé que ellos son tremendos bateadores, pero siento que la clave fue la confianza que me tengo a mí mismo. Siempre dije que ninguno de ellos me iba a hacer daño y lo logré. Me impuse siempre a sus bateadores de fuerza, a los que chocan pelota y siempre salí con los brazos en alto.

¿Se avecina la Final contra ellos, cómo creés que va a ser esa Serie?
Ellos son los favoritos, no podemos negar eso. Pero todo el team se siente muy contento de haber llegado hasta aquí, y vamos a salir sin complejos ante el Bóer a tratar de derrotarlo. Es difícil, pero no imposible.

¿Finalmente, tus logros en esta Liga Profesional sobrepasaron tus metas?
Antes de la temporada, Darío Delgado me dijo que yo iba a ganar diez, perdería tres juegos y mi efectividad iba a terminar en 2.30… Pero le dije que iban a ser mejores, y cumplí, porque mi efectividad fue mejor de la que me dijo. Quiero que sepan que estoy feliz con lo logrado.