Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

Argentina entera y posiblemente el mundo, espera que Lionel Messi, “el genio”, salga de la lámpara una vez que Diego Maradona la frote con desesperación, y de inmediato, logre deslumbrar, desequilibrar y sea mortíferamente decisivo, esta noche frente a Paraguay en Asunción.

¡Cuánto necesita eso el equipo gaucho, que sin la impetuosidad de Carlos Tévez, pero con Heinze como uno de los centrales, Gago funcionando en el medio, Agüero garantizando la complicidad con Messi, y un nuevo arquero, Sergio Romero, quien brilla en Holanda, intenta llegar a 25 puntos y espantar el fantasma del repechaje!
Después de perder tres de sus últimos cuatro juegos, uno de ellos por insólita goleada ante Bolivia con cifras de 6-1, Argentina, sin depender de alguien, pretende cerrar fuerte contra Paraguay, el destruido Perú y el golpeado Uruguay, para alistar maletas y estar en el Mundial de Suráfrica.

Claro, si la tropa de Maradona perdiera hoy, mientras Ecuador y Colombia derrotan a Bolivia y Uruguay, estaría siendo desplazada al sexto lugar, metiéndose en un laberinto de especulaciones, con peligro hasta de quedar fuera del repechaje, algo merecedor de un agregado en el libro de Eduardo Galeano, “El mundo al revés”.

Messi jugó bien frente a Brasil, pero no consiguió ese crecimiento que se exige a los super-cracks en duelos cumbres, no fue el jugador capaz de cargar sobre sus hombros el peso del equipo y evitar el caos. Se le reclama que con la Selección argentina no alcanza la dimensión que consigue en el Barcelona. Si alguna noche es apropiada para provocar ese impacto, es la de hoy, y el seguro mejor jugador del mundo en éste 2009, lo sabe mejor que ustedes y yo.

Brasil, ya clasificado con 30 puntos, sin la magia de Kaká, el cañoneo de Luis Fabiano, y la firmeza de Lucio, va contra Chile, equipo de llamativo crecimiento que comparte el subliderato con Paraguay, acumulando 27 puntos, pero que cancaneó ante Venezuela el pasado sábado, resignándose a un empate 2-2.

En el grupo de la Concacaf, el resurgente equipo mejicano, cabalgando sobre la inspiración de Giovani, el talento y la madurez de Cauhtemoc, el aporte de Juárez y Torrado, y la presencia de Cacho como reemplazo de Franco, tiene un gran reto recibiendo a la agigantada Honduras en el Azteca.

Duelo difícil de vaticinar visto desde cualquier, porque la recuperación de David Suazo, más la voracidad de Pavón y Costly, y lo que significan Palacios y Figueroa, convierten a Honduras -co-líder de la zona con 13 puntos, igual que Estados Unidos-, en un hueso demasiado duro.

¿Y qué pensar de Costa Rica?. Después de sufrir dos goleadas, precisamente frente a Honduras y México, el equipo tico, con 12 puntos, nivelado con el azteca, se mide con El Salvador -que está fuera de la paila-, en busca de una urgente transfusión de sangre, sólo posible con una victoria convincente.

Noche de fútbol en todo el continente. No se muevan de sus butacas.


dplay@ibw.com.ni