• |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La Selección de Nicaragua asestó la primera paliza en el Mundial de Béisbol. Las víctimas fueron los croatas, que en los primeros episodios tenían maniatada la ofensiva pinolera en un hit gracias al pitcheo del venezolano-croata, Ernesto Pereira.

El abridor por los locales mantuvo en un imparable a los nicas hasta el cuarto inning pero esa conexión bastaba para tener arriba a la Selección 2x0 por el primer de dos jonrones en el juego de Jimmy González. El trancazo fue en solo el arranque del partido y además remolcó a Mario Holmann que había recibido base por bola. Después de ese inicio flojo de Pereira, se trenzó en un duelo de pitcheo con Armando Hernández pero con la diferencia que el nica no permitía incogible aunque tenía cuatro boletos otorgados.

Los nicas ripostaron en la alta del quinto, resaltando sencillos de Adolfo Matamoros, Renato Morales y otro remolcador de Edgard López, y con dos abordo y un out, Jimmy volvió a la carga con otro vuelacerca ahora impulsador de tres carreras. Jimmy tenía cinco empujadas de las seis anotaciones de Nicaragua.

Una base a Justo Rivas sacó del partido a Pereira, y a su rescate llegó Matko Dado. Sotelo lo recibió con hit al igual que Esteban Ramírez, Sandor Guido remolcó la séptima carrera por elevado de sacrificio y Adolfo falló para el tercer out.

Nicaragua sumó una más en el sexto con triple de Renato, base a Mario Holmann y otro triplete de Edgard López que produjo dos más y un categórico 9x0. Esteban Ramírez disparó jonrón solitario en el séptimo, marcador que dejaba listos a los croatas para recibir un nocaut a menos que hicieran carrera en el cierre de esa entrada. Y fue eso lo que hicieron, pero ante el relevista José Luis Sáenz. Jairo Pineda cerró el octavo episodio de un partido que ganó Armando Hernández tirando para un hit en cinco entradas.

El juego se recortó en 8.1 entradas a falta de visibilidad en el estadio. Para mañana (2:30 am) Nicaragua enfrentará su segundo juego del Mundial ante Inglaterra. Diego Sandino será el encargado de enfrentar a los europeos.