Edgard Tijerino
  • |
  • |
  • END

Hay que agradecerle al formidable Derek Jeter, posible primer yanqui bateador de 3 mil hits en la historia del béisbol, haber reactivado el recuerdo del grandioso “Caballo de Hierro”, Lou Gehrig, sólo doblegado por la temible y destructiva enfermedad, arteriosclerosis lateral amiostrópica, que lo obligó a terminar su carrera a los 36 años, después de 17 temporadas, 14 de ellas iluminando el béisbol tan intensamente como pueden lucir París, Times Square y Las Vegas, por la noche.

Ojo, de esas 17 campañas, Gehrig registró dos como debutante en 1923 y 24, viéndose involucrado en apenas 13 y 10 juegos, y ya dramáticamente acorralado, apareció tercamente en sólo 8 box scores durante 1939, cuando tuvo que salir del béisbol, dos años antes de morir.

Jeter está atravesando por su temporada número 15, pero su único recorte fue en 1995, mientras debutaba con 21 años, siendo limitado a 15 juegos, saltando bruscamente a una titularidad que le permitió estar presente en 157 alineaciones yanquis en 1996, comenzando a mostrar sus agallas y clase.

Eso explica el equilibrio existente en hits conectados, con 2,721 cada uno, advirtiendo que Gehrig lo logró en 8,001 turnos, por 8,589 de Jeter, casi una temporada de ventaja para el resplandeciente paracorto. Esta noche en el majestuoso nuevo estadio de los Yanquis, frente al joven tirador derecho de 21 años, Chris Tillman, de los Orioles, Jeter, una segura escogencia de primer intento en el Salón de la Fama, tratará de superar a Gehrig disparando su hit 2, 722, sin importar el tamaño del batazo.

El miércoles, Jeter salió de una mala racha (de 12-0), tocando una pelota lanzada por el gigante de los Rays, Jeff Niemann, que se eleva 6 pies y 9 pulgadas sobre el piso, y mueve la aguja de la báscula hasta 260 libras. Fue un hit, y después, con su confianza reconstruida, continuó con dos potentes batazos fuera de alcance, nivelándose con Lou.

Como todos sabemos, lo más grandioso de Gehrig fue su racha de 2,130 partidos sin fallar en los box scores, finalmente quebrada por Cal Ripken, pero no existe imaginación tan fértil para entrar en consideraciones hasta dónde hubiera llegado Lou ensanchando cifras, de no ser por el corte de corriente aplicado por la drástica enfermedad.

Chequeen estas diferencias entre Gehrig y Jeter, justamente en un punto de coincidencia tanto en edad como en trayecto recorrido. El promedio de bateo de Lou fue de .340 por .317 que tiene Derek; ventaja kilométrica del “Caballo de hierro” con 493 jonrones, por 223 de Jeter; la superioridad en carreras empujadas (1,995 contra 1,064) es aplastante; en dobles continúa el dominio 534-437, en tanto en triples es de 163-58; y en títulos de Serie Mundial seis a cuatro. ¿Hay algo que discutir?.

Jeter puede convertirse hoy en el más grande hiteador yanqui de todos los tiempos, así como Cal Ripken pasó a ser el jugador más consistente que hemos visto, pero en grandiosidad, ninguno de ellos compite con Gehrig. Gracias Derek por reactivar eso.


dplay@ibw.com.ni