•  |
  •  |
  • END

El 2007 de Real Estelí fue espectacular: quebró todos los récords. Si vamos a analizar lo ocurrido en el campeonato nicaragüense de fútbol, no puede haber ninguna duda: 2007 fue el año de Real Estelí.

Luego de 40 jornadas, el equipo campeón de Nicaragua lideró la temporada con 100 puntos de 120 posibles, producto de 31 triunfos y siete empates, con dos caídas. Si a eso le sumamos también el torneo de Apertura 2006, llegamos al escalofriante número de 155 puntos, producto de 48 victorias, 11 empates y sólo tres caída en 62 partidos, que le permite este promedio extraordinario.

En suma, una verdadera marcha triunfal, en la que se logró volver a lo más alto del podio. Una campaña extraordinaria que, por ahora, no muestra síntomas de quererse acabar. Veremos más en detalles los secretos y las razones de ese éxito arrollador.

El brillo de los triunfos del Estelí le quitó visibilidad a lo conseguido por Real Madriz primero y Diriangén después. Por esa razón, en este balance sólo miraremos a los monarcas pinoleros tratando de analizar su rendimiento hasta aquí y de adivinar lo que le depara el futuro inmediato.


UNA MÁQUINA DE GANAR
Luego de muchos años de pruebas y búsquedas, finalmente Fidel Moreno logró construir la ecuación perfecta: un entrenador que responde a su gusto y que sabe manejar a los jugadores, un plantel realmente estelar y completo en todos los roles y las líneas, con las justas jerarquías y un equilibrio asombroso entre campeones, primeras y segunda líneas. El “Tren del Norte” aprovechó muy bien las circunstancias económicas del país y creó una estructura que ahora será muy difícil de derribar y que parece destinada a muchos años de triunfos.

Estilo de juego: Estelí ensaya un juego práctico, potente y muy físico, gracias a la presencia en su plantel de muchos jugadores fornidos, aún los más talentosos, como Elmer Mejía y Ricardo Vega. Justamente esa mezcla de potencia y habilidad crea esa máquina perfecta para ganar.

Los grandes artistas del gol son Vega, con 42 dianas en el año, y Mejía, quien anotó 33.