• |
  • |
  • END

El Nuevo Herald

Justo cuando el equipo cubano comenzó su aventura en el Campeonato Mundial de Béisbol en Europa, Leslie Anderson puso fin a la primera etapa de un itinerario muy diferente que podría tener como destino final las Grandes Ligas.

El ex inicialista de la poderosa escuadra antillana se encuentra en México tras escapar de la isla con el objetivo de alcanzar la agencia libre para firmar un contrato con alguna franquicia de las Mayores. “Ya hemos iniciado las conversaciones pertinentes para poder representarlo’’, expresó un agente de Miami muy cercano a la situación. “Su salida no tuvo nada que ver con la de (Yunieski) Maya. El hecho de que ambos hayan escapado casi a la misma vez es pura coincidencia’’.

El caso de Maya y el de Anderson también coinciden con el del holguinero Aroldis Chapman, pues los tres fueron sorprendidos en un primer intento de fuga y pasaron varios días en prisión antes de ser liberados por la Seguridad del Estado cubano. Anderson fue detenido a fines de agosto al descubrirse que preparaba su deserción en el campeonato mundial que en estos momentos se desarrolla en varias ciudades del Viejo Continente.

Maya ya se encuentra en otro país y muy pronto dará los primeros pasos con un representante, mientras que Chapman aún se encuentra en Europa tras escapar en julio de la selección que participó en el torneo de Rotterdam, en Holanda.

“Esta es una tendencia que será irreversible si en Cuba no cambian las condiciones actuales’’, expresó Juan Álvarez, un conocido evaluador de talento de los Rangers de Texas para el área de la Florida. “Los peloteros cubanos tienen las mismas necesidades que el resto de la población. Ellos han visto el éxito de los que han triunfado y también quieren ser remunerados en base a su talento. No me sorprendería que alguien más desertara en Europa’’.

“Allá en Cuba los peloteros sacan sus cuentas’’, agregó Álvarez. “Saben que Contreras firmó por $34 millones con los Yankees, que Alexei Ramírez recibió $4.5 millones de parte de los Medias Blancas y que un muchacho como Dayán Viciedo fue premiado con $11 millones con ese mismo equipo. Hasta un juvenil como José Iglesias logró un pacto de $8.2 millones con los Medias Rojas de Boston. Contra estos números no puede ninguna ideología’’.

Es muy posible que Anderson, un jugador de 26 años, pueda sumarse a esta lista. Con 1.86 metros de estatura y 92.5 kilos de peso, era considerado uno de los mejores peloteros del momento en la isla.

“No me sorprendería que un muchacho como Anderson fuera codiciado entre los equipos de las Mayores’’, indicó Álvarez. “A Anderson lo conocen mejor por sus actuaciones fuera de la isla y se beneficiaría de las buenos resultados de sus paisanos como Escobar o Morales. Yo noto un renovado interés por los peloteros cubanos. Es como una moda que llegó para quedarse’’.