• |
  • |
  • END

El brazo derecho de Álvaro López, tratará de silenciar hoy a la artillería venezolana, que no ha cesado de tronar en este Mundial, como lo certifican sus victorias por 13-9, 17-2 y 12-1, sobre Estados Unidos, China y Alemania, este último equipo probablemente todavía en kinder, aunque lo vimos en acción por aquí hace 37 años, uniformado con la ingenuidad.

¿Tiene Venezuela más significado que Japón? Ofensivamente, las cifras dicen que sí: seis jonrones contra cuatro; seis bateadores sobre 300 por cinco; 42 carreras anotadas en tres juegos, en tanto Japón pisó el plato 26 veces; los suramericanos invictos como Nicaragua, mientras los orientales ya perdieron un juego.

Sin dejarnos aturdir por las cifras, que muchas veces son destruidas aparatosamente, la traducción rápida y precisa es que hoy la tropa nica, estará frente a un rival de mayor exigencia, y en consecuencia se necesita la mayor lucidez de Álvaro, pítcher usualmente controlado y con variedad en sus envíos.

No hay cambios en el line-up le comunica Davis Hodgson a Miguel Mendoza, mientras entran al avión que los conducirá a Holanda para fajarse en uno de los dos grupos de ocho equipos en esta segunda fase. ¿Cómo hacer cambios cuando la maquinaria está bien engrasada, aún extrañando el aporte que hubiese ofrecido Ofilio Castro?

Nicaragua tiene cuatro bateadores con 400 o más (Jimmy 636, Edgar López 545, Esteban Ramírez 455 y Mario Hollman 400), con Sandor Guido registrando 364, y Justo Rivas ansioso, buscando su primer vuelacerca y su primer remolque. Jimmy asusta con sus 5 jonrones, 11 empujadas y 2,000 de slugging en 11 veces al bate, ponchándose una sola vez.

Ya llegó Iván Marín el infielder suplente, y el mánager Hodgson, siempre serio, se concentra en las batallas de hoy con Venezuela y mañana frente a Cuba, antes de descansar el martes.