Edgard Tijerino
  • |
  • |
  • END

Vicente Padilla, esa “ganga” obtenida por los Dodgers aprovechando la molestia de los Rangers, sigue respondiendo como factor de seguridad. Cuatro excelentes aperturas y tres victorias sin derrota detrás de ese gesto fiero y con ese pitcheo humeante, muestran a un Padilla interesado en impresionar y reclamar un sitio en la rotación de los Dodgers para los Play Offs. Y se lo merece. Por lo menos hasta hoy.

Durante seis sólidas entradas frente a los Gigantes de San Francisco anoche, Padilla sólo admitió tres hits, uno de ellos dentro del cuadro, cedió tres bases, ponchó a cinco, y la única carrera que le fabricaron fue sucia, consecuencia de un error que cometió en tiro, atravesando el tercer episodio. Ahora su balance es de 11-6 con 4.42 en carreras limpias.

Su primer lanzamiento a Edgar Rentería, segundo bateador de los Gigantes, fue una recta espeluznante de 99 millas, y previamente, había ponchado a Eugenio Vélez lanzando encima de las 95. El nica, manejó muy bien curvas que consiguieron desarrollo engañoso a 77 y 79 millas, ejerciendo un dominio tranquilizante para Joe Torre, quien debió haber estado pensando igual que usted y yo: “!Muchacho, ese sos vos. Cuánto nos podés ayudar!

Con Padilla trabajando a fondo sin parpadear, los Dodgers arremetieron fuertemente con jonrones de Russell Martin y James Loney, dos dobles y un triple de Manny Ramírez, expulsando al abridor Jonathan Sánchez y agrediendo a dos de tres relevistas, construyendo una victoria por 9-1, mientras el rematador de los Padres, Heath Bell, volvía a malograr, por segunda noche consecutiva, la posibilidad de un juego salvado contra los Rockies, permitiendo el empate 2-2 en el cierre del noveno. En ese juego, Everth Cabrera había conectado un hit en cuatro turnos, anotando una carrera, manteniendo su promedio en 264 puntos.

Los Yanquis, regresando a la calma después de la tormenta provocada por la persecución realizada por Derek Jeter de la marca hiteadora en la franquicia, que estuvo en poder de Lou Gerhig, fueron derrotados 7-3 por los Orioles, que deshilacharon el pitcheo endeble de A. J. Burnett (11-9), lo que fue aprovechado por los Medias Rojas para recortar a siete y medio juegos la distancia, liquidando a Tampa 9-1 en duelo recortado a seis entradas, con Josh Beckett brillando, apuntándose su triunfo 15 por 6 reveses.

Al caer Texas ante Seattle 8 por 3, los Medias Rojas ampliaron a tres juegos su ventaja en la lucha por ser el “comodín” de la Liga Americana, mientras los Angelinos perdían 4-3 frente a los Medias Blancas, y Toronto superaba a Detroit 8 por 6.

En la Liga Nacional los Mets arrebataron un juego a los Filis con jonrón de David Wright, triunfando 10 por 9; San Luis fue doblegado por Atlanta 7 por 6; y los Marlins, con jonrones de Cantú, Ross y Sánchez, vencían 11-3 a los Nacionales.

dplay@ibw.com.ni