• |
  • |
  • END

Los Rangers están desesperados y los Yanquis preocupados. Y es que los Medias Rojas de Boston, amenazantes, están rugiendo de tal manera, que piensan ordenar la impresión de boletos para la postemporada.

La doble victoria de Boston sobre Tampa ayer, por 3-1 con gran pitcheo de Clay Buchholz, respaldado por Kideki Okajima (6-0) y el salvamento 36 de Papelbon, y 4-0 con el dominio de Jon Lester (13-7 y 3.29), extendió a cinco su racha y constituye una seria advertencia sobre un posible cierre acelerado, con el regreso de Tim Wakefield y Daisuke Matsusaka, más el enderezamiento de Josh Beckett.

Ganó Texas el primer juego contra Seattle por 7-2 con excelente faena del novato Tommy Hunter (8-3 y 3.33), pero estaba tres y medio detrás de Boston en la fiera batalla por el puesto de “comodín”; ganaron también los Yanquis 13 por 3 a Baltimore, en lo que fue el triunfo 17 de C. C. Sabathia, apoyado por el jonrón 24 de Mastsui, pero vieron reducirse a siete juegos su ventaja sobre sus encarnizados rivales en el Este del circuito.

Tratándose de Boston, hay que dormir con los ojos bien abiertos, y eso lo sabe muy bien Joe Girardi. Por ahora, la única preocupación de los Medias Rojas, son los 15 ponches de Jason Bay en los últimos juegos, pero Ellsbury, Pedroia y Víctor Martínez, se han colocado a la orilla de los 300 puntos.

Los Tigres de Detroit, líderes en el centro con cinco y medio de ventaja sobre Minnesota, derrotaron 7-2 a los Azulejos, en tanto los Angelinos, punteros en el Oeste, doblegaron 3-2 a los Medias Blancas con el rescate 41 de Brian Fuentes.