Edgard Tijerino
  • |
  • |
  • END

¿Recuerdan lo que estaban haciendo ustedes en 1976?. Uhhh, 33 años es un largo trayecto. Envejeció Fidel, cayó el muro, vimos pasar la Perestroika, se produjo una revolución finalmente traicionada, cambió el mundo con el ataque a las torres gemelas, el Internet se adueñó de todo. Uhhh, mejor no sigamos por ese recorrido asombrosamente enloquecedor.

Fue en 1976, año en que Denis Martínez se convirtió en el primer big leaguer nica, la última vez que Nicaragua derrotó a Cuba en el marco de las Series Mundiales de béisbol. Ocurrió en Cartagena, Colombia, con Porfirio Altamirano luciendo inmenso, atravesando exitosamente por múltiples dificultades, para conseguir una blanqueada improbable 5-0, pese a que admitió 11 imparables. Ernesto López se voló la cerca, con el astro Baudilio Vinnent saliendo por la puerta de atrás del Estadio.


¿Cuándo será la próxima vez?. Esa pregunta ha estado flotando entre las esperanzas carcomidas de una afición que ha agotado su paciencia viéndose obligada a refugiarse en la resignación. Así que hoy, con el equipo cubano afectado por la pérdida de tantos valores significativos, aunque siempre temible, la Selección Nacional, golpeada por la derrota sufrida ante Venezuela, volverá a intentar vencer a Cuba por quinta vez en la historia de estas Series.

Desde 1935, cuando el equipo de los Cayasso y Herbie Carter perdió duelos de fuego y candela con los cubanos durante los Juegos C.A y del Caribe que se realizaron en San Salvador, vencer al coloso antillano ha sido tan difícil como atravesar ríos de corrientes embravecidas, escalar montañas azotadas por huracanes, tratar de escapar a un estrepitoso alud, o masticar carbones encendidos.

¿No se le ganó oficialmente a Cuba en la Copa de Barcelona en 1991? Cierto, pero se trató del equipo “B”, y aunque hay que reconocer méritos, no adquiere la enorme dimensión de las victorias obtenidas por Jonathan Robinson en 1940, el casi blanqueo del Toro Canales en 1952, la fabulosa actuación de Julio Juárez en el 72, y la brillantísima faena dominando bajo presión de Porfirio en el 76. Esos cuatro resplandores en Series Mundiales han estado iluminando nuestros recuerdos mientras se producen cambios generacionales.

El factor clave en tres de esas cuatro victorias, ha sido el pitcheo autoritario. Lo fue, el realizado por Canales con ocho ceros, antes de imponerse 6-2; y los blanqueos por 2-0 y 5-0 de Juárez y Altamirano. Es natural preguntarnos: ¿Qué tipo de pitcheo veremos hoy?. Ahí está el joven tirador derecho Elvin Orozco, perteneciente a las organización de los Yanquis, tomando el reto y entrando a las brasas, con nuestras expectativas cobijándolo.

Apenas seis triunfos oficiales nicas en 74 años, incluyendo el 5-4 en el Torneo de La Amistad de 1972 en Dominicana, y el registrado en la Copa de Barcelona, certifican una dieta rigurosa. Aún después de la apertura a los profesionales, con o sin aluminio, Cuba ha sido etiquetado como feroz enemigo, y lo sigue siendo, para cualquier equipo. De manera que cuando se trata de enfrentarlos, hay que dormir con las barbas en remojo, como lo hicimos anoche.


dplay@ibw.com.ni