• |
  • |
  • END

Aun viéndolo perder, impresiona Rafael Nadal. El zurdo español, afectado por una serie de problemas musculares que lo desplazaron al segundo lugar en el ranking mundial, no pudo impedir que el argentino Juan Martin del Potro, se convirtiera en el retador de Roger Federer en la final del abierto de Estados Unidos, que por las posposiciones forzadas por la lluvia, se realizará raramente hoy lunes en Nueva York.

No se dejen engañar por el marcador 6-2, 6-2 y 6-2 a favor del bravo y espectacular argentino, porque Nadal, pese a estar batallando con problemas abdominales, lo obligó a multiplicar esfuerzos y jugar un tenis próximo a la perfección. Fue un gran partido, con Del Potro resistiendo consistentemente las constantes embestidas del siempre aguerrido Nadal, capaz de disputar un punto sin importar su importancia, como si estuviera buscando cómo salir del infierno.

Esa entrega del español lo hace el favorito de las multitudes, junto con Federer, quien grafica la elegancia combinada con una impecable e implacable efectividad, y que después de imponerse a un tenaz Novak Djokovic 7-6, 7-5 y 7-5, incluyendo en su repertorio ganador un punto de fantasía, un mortífero e imprevisible corte que hizo pasar entre sus piernas estando de espaldas a su rival, haciendo aterrizar el prodigioso disparo en una esquina fuera de alcance, hasta para una pantera, va en busca de ganar su tercer Grand Slam del 2009, habiendo estado presente en las cuatro finales. Roger perdió en Australia con Nadal, pero ganó Roland Garros por vez primera y regresó al trono en Wimbledon.

Impresionó la solidez en el fondo, contundencia para atacar y certeza para asegurar, mostradas por Del Potro frente a un Nadal tan intenso como siempre, haciendo rechinar sus dientes y ensanchando su corazón de gladiador. Pese a la ventaja de Federer 6-0 en sus duelos particulares, todavía está fresca en nuestras memorias, la batalla que protagonizaron en Roland Garros, tan larga y desgastante como las del Peloponeso, lo que no permite entrar en vaticinios claros.

Hay mucho interés por ver a Federer continuar haciendo historia, pero ojo con Del Potro hoy, lo que ha mostrado en Nueva York es admirable, y obliga a considerarlo una terrible amenaza, como la de un huracán que se aproxima.


dplay@ibw.com.ni