Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

Cuando Román “Chocolatito” González entrena, Gustavo Herrera coloca un cartel en el Gimnasio Róger Deshón, de San Judas, “Silencio, genio trabajando”.

No, no está exagerando el entrenador del posible próximo campeón mundial pinolero. Es un deleite verlo en acción. Tiene movimientos veloces que le permiten ubicarse con la prontitud requerida en la distancia conveniente, disponiendo de los ángulos apropiados; la precisión de sus golpes tanto frente a la pera como agrediendo sparrings, impresiona a los testigos; luego está su poder, usualmente devastador, no muy común en los casilleros pequeños.

La rapidez del “Alacrancito” Espinoza, la precisión de Hermógenes Prado y el poder de Eduardo “Ratón” Mojica parecen juntarse en este raro boxeador completo, atravesando por su proceso evolutivo, que mañana en Japón enfrenta a Hiroshi Matsumoto, un zurdo de 30 años que ha realizado 28 peleas, perdiendo siete.

La pelea, programada alrededor de las tres y cuarente de la madrugada del lunes, será transmitida por el Canal 12.

La expectación en el terruño es natural. González, desde sus primeros pasos entre las cuerdas y sus primeros golpes fractura mandíbulas, consiguió atrapar la atención del público y los cronistas, haciéndola crecer con sus ejecutorias ofreciendo resultados alentadores.

A sus 20 años, “Chocolatito” ha noqueado a sus 16 adversarios, siete de ellos en el primer asalto y otros seis en el segundo. Así que se trata de un simplificador impecable e implacable.

Matsumoto, con 17 victorias y cuatro empates, incluyendo ocho nocauts, parece estar hecho a la medida para garantizar que la proyección del pinolero no será perturbada por un imprevisto, pero ojo, el factor experiencia muchas veces complica las cosas burlándose de las consideraciones.

González está cultivando su futuro. Muchacho disciplinado en su preparación es lo necesariamente cuidadoso para manejar el ritmo de un combate estableciendo las pautas. ¿Podrá Matsumoto desajustar su mecanismo? Nos resistimos a creerlo en medio de nuestro desbordado y justificado entusiasmo.

No tenemos pistas claras sobre Matsumoto, excepto que es zurdo y que podría presentar dificultades en los primeros momentos, mientras “Chocolatito” le toma las medidas para llegar con sus golpes largos y combinaciones.

Hemos madrugado varias veces, sobre todo con Alexis y con Rosendo, de manera que aún siendo lunes, estaremos frente a las pantallas viendo al genio trabajar en busca de ofrecernos otro trabajo fino y al mismo tiempo demoledor.


dplay@ibw.com.ni