•  |
  •  |
  • END

El título de bateo estaba en las manos de Manuel Mejía, pero como todo un aventurero, decidió arriesgarlo con tal de agigantar su imagen de guerrero. Al artillero nunca lo intimidó la adversidad.

El destino fue cruel con Mejía. Un “slump” a última hora provocó su derrumbe de la cima, y al final en medio de aplausos de reconocimientos se conformó por actuar como un “gladiador”, mientras muchos en su lugar hubiesen preferido esconderse y esperar que el contrario lo definiera todo.

“Felicito a Ofilio porque ganó esta batalla”, fueron las primera declaraciones de pelotero del Bóer, quien ayer yéndose de 3-0 terminó con promedio de .347 puntos, perdiendo la corona del mejor artillero de la Liga. Castro bateó de 5-3 y finalmente se convirtió en el Líder de Bateo con .351.

“Me fajé y lo perdí. Pero en medio de mi pésima actuación en el juego me llenó de satisfacción que actúe como un verdadero guerrero. Arriesgándolo todo en el terreno”, dijo el artillero.

Mejía manifestó que en su último turno al bate sintió un poco de presión, porque en ese instante el anunciador del estadio presentaba a Ofilio como el nuevo líder de los bateadores.

“Me siento bien. No crean que estoy frustrado porque perdí el liderato de bateo. Al contrario, he tenido una gran campaña y he ayudado mucho a mi equipo. Ahora que ha culminado eso, mi enfoque es para que el Bóer sea Campeón”, dijo Mejía.

El artillero del Bóer reconoció el talento de Castro. “No sólo busqué cómo dominarlo con el bate en mano, recuerden que fui el cátcher en la Serie contra San Fernando, y él siempre logró descifrar los pitcheos que le solicitaba a mis lanzadores. Él es un gran bateador”, culminó diciendo el artillero.