•  |
  •  |
  • END

SANTIAGO

Si Barry Bonds necesita que alguien más, con autoridad y propiedad para emitir juicios sobre béisbol y su calidad, en el dirigente venezolano Ozzie Guillén, mandamás de los Medias Blancas de Chicago, tiene un gran aliado.

Guillén considera que el estelar jardinero, actualmente agente libre y dueño de la marca de más cuadrangulares en la historia del béisbol de Estados Unidos, “ha sido, sin duda alguna, el mejor pelotero de los últimos tiempos. “Los números hablan y como ése no nace otro por mucho tiempo. Nadie como él”.

Alex, mejor del momento
De igual manera, el estratega venezolano dijo que el mejor del momento, capaz de trascender más que cualquier otro, es Alex Rodríguez, quien “todo lo que hace parece increíble y a quien le dan todos esos reales ($$$) no por bonito, sino por bueno, y se lo merece”.

Uribe tiene garantía
La contratación de Orlando Cabrera, más que en busca de un estelar de la posición seis, responde a la búsqueda de un líder en el terreno, que los Medias Blancas actualmente no tienen.

Y es por eso que, según Guillén, el dominicano Juan Uribe, campocortista estelar años atrás, no debe tener temor a perder su trabajo, aunque él mismo estará sujeto a la labor de utility, tal como llegó a Whitey Sox, vía Colorado.

“Si tengo un anillo de Serie Mundial en casa es gracia a Uribe, uno de los mejores peloteros del club.

Nadie le da el mérito que merece, pero queremos un jugador más completo de esa posición, y Cabrera, más que un siore, será un líder.

Ahora él tendrá sus turnos, podrá estar confundido, con razón, pero será nuestra segunda base junto a Richar (Danny) y también jugará en tercera, hará el trabajo como cuando llegó desde Colorado”.

Otro dominicano que jugará rol similar es Pablo Ozuna.

Contra esteroides Guillén se expresó contra el uso de esteroides, lo que considera no marca esa gran diferencia, capaz de convertir un pelotero sin talento en una estrella y que más que ayudar, daña.

Lo que sí cree es que Mayor League, “ya que destapó esta olla, debe continuar hasta cerrarla y para siempre”.

También se deben descartar a los hispanos como grandes consumidores, como, según dijo, “se ha querido señalar y no es así, ya que el laboratorio Balco no está en República Dominicana, ni en Venezuela, como tampoco en Puerto Rico, sino en San Francisco, California”