•  |
  •  |
  • END

Lo normal es ver batallar a Everth Cabrera con tantos factores en su contra. Estatura, inexperiencia, juventud, ratos de nerviosismo, errores, pero nos ha acostumbrado a verlo salir adelante de cualquier forma por muy difícil que sea el momento.

Pero en los últimos cinco partidos, mientras San Diego ha salido con cuatro victorias y una derrota por la mínima, el nica no ha podido aportar mucho o casi nada. A penas lleva un hit en sus últimos 17 turnos, y sólo dos en 23 apariciones, y alarma que hasta ayer no conecta de imparable en nueve turnos. Además le propinan nueve ponches en esos cinco encuentros, pero acumula cinco entre el jueves y viernes.

Anoche, ya no como primer bate, sino de octavo, Cabrera se fue 3-0 con dos ponches, pero los Padres vencieron por blanqueada 4x0 a Arizona con ruta completa para Kevin Correa (12-10) de seis hits y siete ponches propinados.

Everth elevó al campocorto en el tercero, se ponchó en el cuarto y séptimo episodio, y aunque recibió boleto en el noveno, fue atrapado en intento de robo a la segunda base.

Su promedio descendió hasta 257 puntos, por 91 hits en 351 veces al bate, recibió su base por bola número 43, pero lleva casi el doble de ponches (81).

En sus últimos cuatro juegos Cabrera tiene promedio de .059 puntos (1 en 17) y .083 en los últimos cinco (2-23). ¿No es para alarmarse?

Relevó Aristides
Aristides Sevilla volvió a la loma con los Astros. Lanzó el sexto y séptimo contra los Rojos, y aunque le conectaron seis hits, todos sencillos, permitió dos carreras, que fueron sucias, y ponchó a uno. Le dispararon cuatro imparables en el sexto y dos en el séptimo, en un partido que lo recibió 8x1 y que Houston cayó 10x4.

El leonés mejoró su efectividad a 8.44, con diez limpias en 10.2 entradas.