•  |
  •  |
  • END

En una temporada en la que no hubo espectacularidad ofensiva, aparte del dramático desenlace por el cetro de bateo, la figura de Diego Sandino alcanzó mayúsculas dimensiones, al punto de llegar a ser nominado Pelotero Más Valioso del cuarto torneo de la Liga Nicaragüense de Béisbol Profesional.

Es la segunda vez en su carrera que Diego se lleva un premio MVP del béisbol, siendo el único lanzador que tiene esa distinción, generalmente otorgada a los peloteros de ofensiva.

La primera vez que ganó ese premio fue en la Primera División, en la temporada 1999-2000, cuando con el León ganó la triple corona del pitcheo (14 JG, 82 K, 1.15), lo que no sucedía desde 1984, y ahora en la Profesional, en que los bateadores deslucieron y no hubo una figura que dominara el torneo, a como hizo Sandino desde la colina.

El diestro fue el mejor lanzador del torneo, con su balance 10-0 en la temporada regular, dos veces amenazado, pero salvado por su equipo, al que guió a la Serie Final contra el Bóer. Fue el tercero en efectividad con 2.06, al permitir 18 carreras limpias en 78.2 episodios. Ponchó a 30, pero sólo otorgó diez bases por bolas en doce aperturas.

Sandino se une a Adolfo Matamoros (2005), Wilson Batista (2006), Clyde Williams y Justo Rivas (2007) como los ganadores de los premios “Rigo Mena”, que se entrega a los Más Valiosos de la Profesional. Para el caraceño fue una temporada extraordinaria, ya que en la Primera División fue el mejor pelotero, ganador de la Triple Corona y también invicto, acciones que le valieron para encabezar el ranking de los mejores atletas de 2007.

Ayer, la LNBP también dio a conocer a los ganadores de los otros premios. Aristides Sevilla, quien fue líder en efectividad, con 1.45, aunque no pudo quebrar su propio récord (1.34), recibió por segunda vez el trofeo “Denis Martínez” al mejor lanzador, aunque esta vez por la efectividad, ya que el mejor pitcher fue Diego Sandino.

El trofeo “Duncan Campbell”, al mejor bateador, lo ganó Ofilio Castro, con su extraordinario cierre que lo llevó a ganarle el título a Manuel Mejía con cuatro milésimas de ventaja. Ofilio terminó bateando .351, quedando a una carrera anotada (41) del récord y a 10 hits de la marca de Justo Rivas (78).

Igualmente, se designó al lanzador Wilber Bucardo como el mejor Novato del torneo. Wilber, que comenzó como relevista y finalizó como uno de los abridores estelares del Bóer, tuvo balance 5-2, un juego salvado y efectividad de 1.71, la segunda mejor del torneo. Permitió 11 carreras limpias en 58 episodios.

Todos estos jugadores serán premiados mañana martes antes del inicio de la Serie Final entre el Bóer y San Fernando en el Estadio Nacional “Dennis Martínez”.