•  |
  •  |
  • END

Sólo era asunto de tiempo. La crisis política que agobia a Honduras desde junio pasado, terminó “matando” los ánimos deportivos catrachos, que cancelaron los IX Juegos Deportivos Centroamericanos, que estaban previstos para realizarse en el mes de diciembre en San Pedro Sula.

Es la segunda vez consecutiva que estos Juegos regionales, donde nuestros atletas pueden tener su mejor actuación, son cancelados. La primera fue con nosotros en el 2005, pero no por esa situación, sino por falta de beligerancia del Comité Organizador de entonces, que era presidido por Roberto Argüello, acompañado de Jaime Arellano y Julio Rocha, entonces presidente del CON.

La Organización Deportiva Centroamericana, Ordeca, en aquella época encontró una fórmula para salvar esos Juegos, y fue distribuyendo las disciplinas en tantas sedes posibles. Los salvadoreños fueron los únicos que no se integraron y para esta ocasión lucen candidatos para levantar la mano.

Desde el viernes, Ordeca sesiona en Panamá, buscando alternativas para la continuidad de los Juegos Centroamericanos, que sirven como preparación para eventos más fuertes, como los Centroamericanos y del Caribe y Panamericanos. Y se espera una rápida respuesta.

Habrá que conocer la posición de El Salvador, que aparecía como subsede. Tienen el tiempo en contra para realizarlos en diciembre, y algunos estimen que no se debieran hacer en enero por la proximidad a los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Mayagüez, Puerto Rico.

Recordemos que los Terceros Juegos, que se efectuaron en Guatemala, fueron en enero de 1986 y ese mismo año se hicieron los Centroamericanos y del Caribe en Dominicana. Así que no hay diferencia. Lo que habrá que analizar es el ánimo de los miembros para ver acción.

Desde que comenzó la crisis en Honduras, aquí se advirtió que difícilmente se expondría a nuestros atletas, pero habrá que ver lo que sucede si hay cambio de sedes.