•  |
  •  |
  • END

Luego de un inicio del Torneo Apertura con muchas dudas, los devotos de San Barrera oraban por sus servicios y los fieles incondicionales confiaban en que Walter Ferreti se levantaría más allá de los nombres. Y la prueba de fuego llegó. Había que acercarse a Dios en busca del bendito primer puesto.

Por eso, si de pecar hablamos, pecó en el momento justo y en el lugar ideal. A partir de allí se propuso lavar culpas y lo ha conseguido. Sin pedir permiso le quitó a Real Estelí y a Diriangén el liderazgo del presente torneo de Apertura.

Que Ferreti aparece en las difíciles debe ser una de las frases más repetidas en el periodismo deportivo. En este caso la explicación está en un equipo que no olvida que está en deuda con sus fieles seguidores y confirmó que se fortalece ante la adversidad, dejando en segundo plano apellidos o esquemas (por algo será que Salandia y Wilber Sánchez no aparecen en las alineaciones de apertura).

Ahora irá por el objetivo que todos persiguen –dar la vuelta olímpica-. Para este domingo se avecina otro gran reto, en el Olímpico del IND, le visita un peligroso Diriangén que sopla fuerte, y al que le harán frente los mismos 11 que suman diez juegos sin perder.

Para seguir su marcha, se desplegará una delantera que volvió a gritar en el área rival (David Da Silva y Armando Cruz); un mediocampo que combina clase (Barrera), agresividad (Róger Mejía), pausa (Da Silva) y gol, una sólida defensa, encabezada por la vigencia de Mario Gastón pero bien equilibrada con Eustace Martins, Erick Vallecillos y Marlon Cruz, que nace en la seguridad de Denis Espinoza. Además, si falla un volante aparecerá un gran conductor como César Salandia.

Por lo hecho este domingo en el “Efraín Tijerino”, ahora será el turno del “Olímpico” del IND de convertirse en un infierno para recibir a Diriangén, que enfrentará a este Walter Ferreti que ahora sí es un equipo.