•  |
  •  |
  • END

Cuando todo parecía rumbo al último suspiro, con los Dodgers agonizando ante un pitcheo de los Cardenales hermético en toda la extensión del juego, un desliz de Matt Holliday en el noveno abrió las puertas para un cierre dramático, espectacular, dejando en el camino a San Luis 3x2 para quedarse a un paso de disputar el título de la Liga Nacional.

Así se definió una historia que apuntaba todo a favor de los Cardenales, y por un error de Holliday, con el out que daría la victoria por batazo de James Loney, el piso se le abrió al patrullero izquierdo, se le cayó la pelota y de súbito se derrumbó el dominio que estaba ejerciendo el relevo, respondiendo a la gran labor del abridor Adam Wainwright.

Tras esa mala jugada del destino salieron esos héroes inimaginables, como suele ocurrir en estas grandes historias del béisbol. Ronnie Belliard con sencillo y dos abordo empató el partido 2x2, y el emergente Mark Loretta con otro batazo buscahueco por el central acabó con la agonía de los Dodgers, y ahora ganan la serie divisional 2-0.

Pero, ¿quién se imaginaría una reacción en el noveno después que fallara Andre Ethier, el único que había producido carrera y además dominaran a Manny Ramírez? Los Dodgers, que no son favoritos según los expertos, ya han dejado atrás cualquier duda de lo que son capaces y lucen dispuestos a pasar encima de sus rivales.

Loney llegó a segunda con dos outs ante Ryan Franklin, el mismo que entró a dominar a Manny, que se fue de 4-0 (un hit en ocho turnos en la serie), pero a Albert Pujols tampoco le ha ido bien, y hasta ayer disparó el primer incogible en seis apariciones.

Después, en un turno muy peleado, Case Blake logró boleto, Belliard disparó sencillo y los más de 50 mil aficionados en el Dodger Stadium se levantaron a celebrar el empate. Pero faltaba más, y ahora eran los Cardenales que agonizaban luego que Russel Martin llegara a primera por otra base, sólo para que Loretta -–emergente por el pitcher George Sherrill-- conectara el batazo que estremeció todo el estadio y Los Ángeles.

Antes de ese momento desagradable para los Cardenales, Holliday y Wainwright eran los héroes de San Luis. El primero con su jonrón en el segundo inning y que tuvo arriba a su equipo 1x0 hasta que hizo lo mismo Andre Ethier en el cuarto, mientras el segundo caminó ocho entradas casi impecables, una carrera y tres hits, con siete ponches.

Era un duelo de pitcheo entre Wainwright y el prospecto de los Dodgers Clayton Kershaw, que lanzó 6.2 entradas para dos carreras por nueve imparables, entre ellos el de Holliday y doble remolcador de Colby Rasmus en el séptimo que había quebrado el equilibrio 1x1 y tuvo arriba a San Luis hasta el noveno.

Ahora con la ventaja 2-0 a favor de los Dodgers, el equipo de Joe Torre se traslada a San Luis para tratar mañana sábado, con Vicente Padilla en la loma, rematar a los Cardenales. Joel Piñeiro abrirá por los locales. ¿Podrá Padilla aniquilar a los pupilos de Tony La Russa? Ya veremos mañana (4:07 p.m.).