•  |
  •  |
  • END

¡Aquí no ha pasado nada! Los Filis fueron víctimas del contragolpe y vieron desvanecerse la posibilidad de colocar a los Rockies contra las cuerdas. El equipo de Denver sacó su bravura de las alforjas, tomó ventaja rápidamente contra el zurdo Cole Hamels, supo resistir los embates de Filadelfia en la recta final y logró imponerse 5x4, equilibrando una de las series divisionales de la Liga Nacional, después de dos batallas.

Aaron Cook sujetó durante cinco entradas a los Filis mientras los Rockies construían una ventaja de 4x0, pero explotó en el sexto cuando los del Filadelfia despertaron y saltaron al tapete con sus pistolas amartilladas, disparando contra el abridor derecho de 30 años y el relevista cubano José Ariel Contreras, fabricando tres carreras
¡Qué importante fue la carrera producida en el séptimo por el fly de sacrificio de Dexter Fowler sobre pitcheo de Scott Eyre, ampliando la ventaja 5x3! Esa gestión ofensiva inutilizó el jonrón de Jason Werth en el octavo contra Rafael Betancourt, última señal de vida de los Filis.

El garante de la pequeña diferencia a favor de los Rockies fue el cerrador Houston Street, quien sobrevivió a un peligroso batazo de Shane Victorino entre primera y segunda con dos a bordo, “decapitado” por Clint Barnes.

El batazo más importante del juego fue el jonrón de dos carreras conectado por Yorvit Torrealba, sacudiendo a Hamels en el inicio del cuarto. Esa ventaja de 3x0, con Cook dibujando ceros, se convirtió en imborrable pese al esfuerzo resurgente realizado por los Filis, pero muy tarde.