•  |
  •  |
  • END

El deseo de no morir rodea a los Cardenales de San Luis esta tarde en el Busch Stadium. Una especie de agonía desesperada que llega disfrazada de esperanza frente a un Vicente Padilla que está crecido, viviendo su mejor momento y agradecido por la oportunidad que le han dado los Dodgers de abrir en esta serie.

Vicente Padilla subirá al montículo con una motivación extra, su mamá estará en unos de los palcos especiales. Un gran pitcheo le mantendrá abierta una puerta en la rotación de la postemporada para aumentar sus acciones en el mercado de agentes libres.

Joel Piñeiro es un pitcher de 15 triunfos, de 7-6 y 2.87 en casa, pero con un pésimo cierre de campaña, donde permitió cuatro carreras o más en cinco de sus últimas siete aperturas; 4.19 en agosto, 4.93 en septiembre y 5.40 en octubre.

El puertorriqueño lanza para 4.63 desde el cuatro de agosto al cuatro de octubre, pero no todo ha sido un desastre para el tirador derecho, porque aparte de ganar sus primeras cuatro decisiones en abril, llegó a eslabonar ocho triunfos sin derrotas en diez aperturas entre el nueve de julio y el primero de septiembre.

Sus meses de pesadilla fueron mayo (1-5), junio (1-4) y septiembre (2-3), cuando acumuló 4-12; en contraste con eso, fue el mejor pitcher con el mejor radio de bases (1.1) por cada nueve entradas, después de conceder 27 pasaportes en 214 entradas.

Es un verdadero rey del control, pero muchos expertos consideran que ha empezado a sentirse cansado. Padilla, por el contrario, está convirtiendo un año olvidable en uno para recordar. Cerró con 4-0 y 3.20 con los Dodgers, y en siete de sus últimas diez aperturas, incluyendo dos en la Liga Americana, no permitió más de tres carreras.

“Espero tener un poco de suerte y ver qué pasa”, dijo Padilla a Jesse Sánchez, de MLB.

“Ha lanzado bien para nosotros, no puedes saber que hará y qué pasará en la siguiente apertura; simplemente saldrá a hacer lo que necesita hacer”, dijo Ned Colletti, Gerente General de los Dodgers.


Randy Wolf manifestó: “Cuando dijeron que venía al equipo, mucha gente en Los Ángeles dijo que era una gran adquisición y pensé que el cambio de escenario sería grandioso para él. Se ha sentido bien con nosotros y está de regreso. Nosotros permitimos que tipos como él hagan lo que tienen que hacer”.

Joe Torre comentó: “Padilla está bien. No dice mucho. No creo que tenga que demostrarnos algo”. Padilla no ha golpeado a nadie en la Liga Nacional. “No he tenido que lanzar adentro en esta liga, no tengo problemas con los buenos bateadores. He estado lanzando en la zona”. Sobre si se sentía presionado afirmó: “Presionarse no ayuda a nadie. ¿Por qué debo sentirme presionado? He entrenado para hacer el trabajo. No puedes controlar nada, pero si te preparas fuerte y trabajas en eso, puedes cambiarlo. Cuando se intenta hacer más de la cuenta las cosas pueden salir mal”.