Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

Aunque todavía estemos discutiendo las dos fatalidades que golpearon las mandíbulas de los Gemelos, ganaron los Yanquis 4x3 utilizando su punch y colocándose a un paso de garantizar su boleto a la serie por el banderín de la Liga Americana.

Fue un partido tan largo como incierto y laberíntico, durante el cual Alex Rodríguez, que se ha quitado los maleficios de encima sacando a batazos los muñecos con alfileres de su locker, fabricó dos resurgimientos yanquis, incluyendo uno de ribetes espectaculares en el fondo del noveno, y Mark Teixeira remató a los atrevidos y corajudos retadores con una cuchillada hacia las tribunas bajas del jardín izquierdo en el décimo primer episodio.

Los Gemelos, que batallaron masticando brasas, se vieron heridos por un par de zancadillas aplicadas implacablemente por la adversidad, cuando en el cuarto inning, con el marcador 0x0 y su abridor Nick Blackburn dominante, Carlos López perdió el control muscular y quedó desorientado al doblar por segunda con hit de Matt Tolbert, siendo puesto out antes que Delmon Young pisara el plato; y en el inicio del episodio 11, con el árbitro del jardín izquierdo salido de no sé qué “corte de justicia”, utilizando anteojos oscuros, sentenciando foul insólitamente un legítimo doble de Joe Mauer, reducido finalmente a un sencillo en su siguiente intento, y forzándolo a “envejecer” anclado en tercera durante un gran scone dibujado por David Robertson, que obligó a Minnesota a dejar las bases cargadas sin poder mover la pizarra.

Para la multitud de 50 mil, que pasó hundida en sus butacas la mayor parte del tiempo, con sus corazones apretados por la angustia, ¡qué importaba lo justo!, si lo que se buscaba y se consiguió, fue la segunda victoria en la serie, antes de zarpar hacia el ruidoso y siempre intimidante Metrodome.

Zigzagueando entre dificultades, A. J. Burnett caminó seis entradas permitiendo sólo una carrera, impulsada por un triple del emergente Brendan Harris precisamente en el sexto, que adelantó fugazmente a Minnesota 1x0. Hit productor de Alex Rodríguez en el cierre equilibró el marcador y sacó a Blackburn de la colina.

En el octavo, Phil Hughes parecía tener manos arriba a los Gemelos después de realizar dos outs rápidamente, cuando un gran vuelo de cuervos se le vino encima. Boleto a Gómez y hit de Harris colocaron hombres en las esquinas. Hit de Nick Punto remolcó a Gómez, y el as del relevo, Mariano Rivera, reemplazo de Hughes, fue golpeado por el hit empujador de Denard Spam. Minnesota tomó ventaja 3x1.

Los Yanquis no dieron señal de vida en el cierre, y los Gemelos con su “factor de seguridad” como es Joe Natham en la trinchera, daban la impresión de poder asegurar el botín, pese a la presencia de Teixeira y Alex como bateadores de apertura en el fondo del noveno. Pero no fue así: hit largo del primero y jonrón del segundo borraron la diferencia, y después que Minnesota malogró una oportunidad con bases llenas sin out en el 11, Teixeira, en el cierre, contra un asustado José Mijares, conectó esa línea erizapelos que le sacó chispas al filo de la pequeña pared del left fielder, rebotando hacia las tribunas.

Todo quedó consumado.