•   MLB.com  |
  •  |
  •  |
  • END

Para Vicente Padilla el home plate es un campo de batalla entre el bateador y el lanzador, así que él lanza su bola rápida, sinker, curva, e incluso sus pitcheos retardados de 55 mph para conseguir ponerse adelante. No es nada personal, y se pregunta sobre qué es todo el escándalo. Padilla ha golpeado a 49 bateadores en las cuatro últimas temporadas, pero no ha golpeado a un bateador desde que se unió a los Dodgers.

"Si usted no lanza adentro en esta liga, usted tendrá problemas con los buenos bateadores", dijo Padilla. "He lanzado así siempre". El derecho ha recorrido ya un largo camino.

Padilla firmó contrato con las D-Backs en 1998 fuera de Nicaragua porque el béisbol le suministró la oportunidad de viajar y ver el mundo. Como una historia dice, él fue a su audición con los D-Backs sobre un burro. Él dijo que nunca soñó con ser la próxima sensación del pitcheo nicaragüense como Denis Martínez o tan famoso como su compatriota Alexis Argüello, un ex boxeador campeón del mundo.

Padilla sólo quería lanzar, ganarse la vida y ayudar su familia. Fue criado en la pobreza por sus abuelos a 90 minutos de Managua bajo el ojo atento del régimen sandinista en una ciudad de Chinandega rota por la guerra, así que comprendía la presión legítima --y la opresión.

El béisbol no saca la presión legítima. "La presión no ayuda a nadie. ¿Por qué sentir presión?", dijo Padilla. "Usted hace su trabajo preparándose, así que usted debe hacer el trabajo. Usted no puede controlar nada, sólo trabajar mucho y prepararse. Cuando usted trata de hacer más de lo que puede, las cosas salen equivocadas".

La muerte para Padilla es verdadera. Es tan verdadera como la muerte de sus abuelos que lo criaron cuando niño y tan verdadera como encontrar a su padre caído de la cama después de un ataque cardíaco fatal. Cuando Padilla cuenta cómo evitó ser reclutado como un niño por los sandinistas para luchar contra los Contras apoyados por los Estados Unidos y cuántos de sus amigos de niñez terminaban muertos, piensa que es afortunado de estar vivo.

El amor a su familia, no al deporte, mueve a Padilla. Su madre, Flora, ha viajado desde Nicaragua a San Luis para estar en el juego.

El lanzador derecho fue soltado por Texas a principios de agosto porque el club sentía que él ya no cabía en el equipo. Los Dodgers lo recogieron 10 días después por la parte prorrateada del sueldo mínimo, aproximadamente $100,000.

La compra ganga pagó sus dividendos. Padilla se fue con récord de 4-0 y con una efectividad de 3.20 en ocho juegos (siete aperturas) con los Dodgers después de firmar contrato con el club el 19 de agosto.