Edgard Tijerino
  •  |
  •  |

Jered Weaver logró crecer lo suficiente para superar a Josh Beckett, y los Angelinos, con un “operativo” de tres carreras en el cierre del séptimo, metieron a los Medias Rojas en un hoyo profundo y negro, como dice el corrido ranchero, derrotándolos por segunda vez en una de las series divisionales de la Liga Americana 4x1.

Beckett estaba respondiendo al reto de Weaver con un pitcheo consistente de sólo tres hits en las primeras seis entradas, sosteniendo ese empate 1-1, con el público de pie en Anaheim, cuando fue agredido en el séptimo, y los Ángeles con tres carreras hicieron desaparecer el suspenso.

Así que los Medias Rojas regresan a su Fenway Park con una solo posibilidad de sobrevivencia: ganarle tres seguidos a estos difíciles Ángeles, incluyendo un quinto y decisivo duelo, de ser necesario, en Anaheim.

Ver a los de Boston atornillados en sólo dos hits durante siete episodios por el pitcheo de Weaver, el triple abridor de Jacoby Ellsbury en el cuarto y el hit impulsador de Víctor Martínez, fue una rareza, y al mismo tiempo una confirmación de la falta de agresividad en el momento cumbre de la temporada.

David Ortiz, que se ponchó tres veces el jueves, continuó en punto muerto después de haber resurgido bruscamente en la segunda parte de la temporada, en tanto Youkilis y Bay fueron enjaulados.