AFP
  •   SANTIAGO  |
  •  |
  •  |
  • END

Los jugadores de la selección de fútbol de Chile, se mostraron confiados en poder dar la sorpresa en el Mundial de Sudáfrica-2010, luego de sellar pasaporte el sábado ante Colombia a domicilio, y aseguraron tener un buen equipo para pelear por los lugares de privilegio.

“Estoy feliz de poder ir a otro mundial. ¿Si se puede soñar? Obvio, sí tenemos equipo para ganar el Mundial”, dijo el delantero del Udinese italiano, Alexis Sánchez, quien se perdió el cotejo frente a los cafeteros por doble amarilla en el encuentro previo ante Brasil.

“Hay selección para rato y podemos dar la sorpresa allá arriba (...) Tenemos los pasajes listos y sólo queda disfrutarlos”, comentó por su parte el capitán y portero de la ‘Roja’, Claudio Bravo.

“Tenemos los jugadores y un gran cuerpo técnico. Esto nos va a ayudar a seguir creciendo como jugadores, para ir al Mundial a pelear algo grande”, dijo a la prensa el jugador del Bayer Leverkusen Arturo Vidal.

“Ellos tienen un gran líder, que es su técnico. Con un trabajo planificado y con la seriedad que ya conocemos, creo que podemos mirar con optimismo lo que viene. Ojalá superen lo que hicimos en Francia-1998”, consideró el ex mundialista chileno Marcelo ‘Matador’ Salas.

Chile tiene programado un partido preparatorio contra Paraguay en noviembre, otro de los clasificados sudamericanos, según información de prensa.

Tras las celebraciones, empezaron a desclasificarse los secretos del camarín y las palabras que el seleccionador Marcelo Bielsa entregó a sus muchachos en el entretiempo de ayer, cuando Chile fue al descanso con un 2-1 arriba. “(Bielsa) nos dijo que confiaba en nosotros, que somos un gran equipo y que merecíamos clasificar por todo lo que habíamos hecho y por todo lo bien que habíamos jugado”, contó Vidal, quien sufrió un traspié ayer al tratar de bloquear la primera conquista cafetera, anotando un autogol.

De los festejos no se salvó el bigote del preparador físico de la selección, Luis Bonini –“el brazo cariñoso de Bielsa”-, que terminó afeitándose en Medellín al final del partido, como agradecimiento por el pase al Mundial.