•   Diario El Clarín  |
  •  |
  •  |
  • END

Buenos Aires.- La adrenalina del triunfo sobre la hora contra Perú ha bajado de a poco. Los números le hicieron un guiño a la selección, pero el juego aparece en cuentagotas. Se viene Uruguay, la parada más brava en el camino hacia el Mundial, pero Maradona, contrarreloj, prepara a sus guerreros que jugarán en Montevideo. ¿Qué debe cambiar el técnico para la final en el Centenario? Tanto Uruguay, que es rival directo en esta última jornada, como Ecuador, son dos serias amenazas que pueden enviarlo al repechaje y hasta eliminarlo.

Primera intriga: ¿Quién al frente del ataque? Gonzalo Higuaín, que siempre se mostró y estuvo en el momento justo para convertir el primer gol contra Perú, demostró que se merecía una chance y no defraudó. Pero, ¿qué decir de Palermo? “El Titán” entró y como siempre apareció cuando más se lo necesitaba para hacer otro de sus milagros. Ojo, ¿pueden jugar juntos Palermo e Higuaín? ¿Quién tiene que estar contra Uruguay? Ésta es quizás la pregunta más difícil de contestar. Y Maradona ya aclaró que no jugarán juntos desde el comienzo.

Otra pregunta es sobre Messi. ¿Debe seguir como titular pese a que no rinde como en el Barcelona? Diego le dio la derecha. Lo eligió para que vistiera su camiseta, la 10, y parece bancarlo en el momento en el que Argentina lo necesita. La Pulga tiene que despertarse porque la paciencia de la gente se agota. El discreto rendimiento de Messi ha sido uno de los temas de debate que no deja dormir a Maradona, entrando al momento crucial, bien presionado.

Es natural que frente a Uruguay el equipo argentino sienta la obligación de ganar por estar pensando al mismo tiempo en lo que puede hacer Ecuador ante Chile