•  |
  •  |
  • END

¡Qué partido más ruidoso! Los brazos de los pitcheres saltaron hechos añicos, mientras el bateo de Filis y Dodgers hacía moverse la pizarra como las máquinas de monedas en Las Vegas, cambiando los números. Ganaron los Filis 8x6 el primer duelo por el cetro de la Liga Nacional, mientras el público veía desfilar a 13 lanzadores, casi todos agredidos, con Brad Lidge rematando y obligando a la multitud a regresar a casa, enmudecida, preocupada, esperando que Vicente Padilla pueda sujetar hoy el ímpetu de los Filis y equilibrar la serie.

El jonrón solitario de James Loney contra Cole Hamels en el cierre del segundo inning fue apenas una leve señal. Los zurdos Clayton Kershaw, de los Dodgers, y Cole Hamels, de los Filis, llegaron al quinto inning con el marcador 1x0, pero en ese momento comenzó a arder Troya.

Siéntense por favor y escuchen esto, que no es broma: jonrón de tres carreras del inadvertido Carlos Ruiz, hizo crujir la escopeta de Kershaw, golpeando a los Dodgers en la quijada. Ahora los Filis triunfaban 3x1, y no se detuvieron. Doble del “monstruo” Howard impulsador de dos más, amplió la ventaja de Filadelfia 5x1. ¿Todavía hay quien piensa que el pitcheo zurdo es “veneno” para el buen bateo del mismo lado? Esa teoría está debilitándose día a día, aunque obviamente hay más dificultad, pero no inutilidad.

Casi de inmediato, en el cierre del quinto, los Dodgers respondieron doblándole el brazo a Hamels. Doble abridor de Rusell Martin y hit de Furcal facilitaron a Ethier remolcar la segunda carrera de “sangre azul” con roletazo, y un jonrón inmenso de Manny Ramírez al left-center estrechó la diferencia 5x4. ¡Diablos, los Filis estaban en problemas bajo presión!
Dos grandes posibilidades fueron malogradas por los Dodgers: Furcal bateando mansamente a segunda con las bases llenas en el sexto; y Manny, Kemp y Blake, fallando consecutivamente con Ethier en segunda, saltando como un náufrago sobre una tabla, tratando de ser visto.

George Sherrill no ha regresado a casa. No quiere que lo vean los vecinos. No por ahora. Fue sacudido por el jonrón de tres carreras de Raúl Ibáñez en el octavo inning, después de boletos a Howard y Werth. Hey George, ¿qué se supone que haga un relevista en un juego apretado durante la recta final? Apretar tuercas, no entregar el botín.

Los Dodgers todavía tuvieron aliento para convertir ese 8x4 en 8x6 con hits seguidos de Loney, Belliard y Martin, una jugada de escogencia, fly de sacrificio de Furcal y cohete de Ethier, pero se necesitaba más, mucho más que eso, y Lidge, superando cierto problema, por fin cerró puertas.

¿Alguien esperaba ver el pitcheo destruido? Bueno, fue el primer juego y no podemos pensar que será una constante. Quizá Padilla a partir de las 2:07 de la tarde logre prevalecer y permitirle a los Dodgers equilibrar la serie.


dplay@ibw.com.ni