•  |
  •  |
  • END

Sin pretender entrar en el territorio de las hipérboles, simplemente ajustándonos a lo visto, el primer juego de la serie con los Yanquis, fue infernal para los Ángeles de Anaheim, derrotados 4 por 1 por el pitcheo sereno realizado por C. C. Sabathia por ocho entradas, mostrando su liderazgo en esta postemporada.

El equipo californiano, que ha obligado al periodismo de Nueva York a ser extremadamente cuidadoso en sus cálculos sobre las posibilidades de los Yanquis, fue sometido, desorientado y vencido, con la suficiente claridad para evitar cualquier tipo de discusión.

Bateando más y ligando, superiores en la defensa incluyendo la jugada resplandeciente de Robinson Cano en el séptimo, con un Sabathia muy bien dosificado ejerciendo dominio frente a las exigencias, y aprovechando dos fallas defensivas de un equipo poco propenso a hacer errores, los Yanquis construyeron una victoria relativamente cómoda por 4-1, adelantándose en la serie pactada a siete juegos, que continúa hoy, siempre en Yanqui Stadium a la misma hora.

Flay impulsador de Alex Rodríguez en el primer episodio, y falla compartida por el antesalista Figgins y el short Aybar, dejando caer una pelota elevada por Hideki Matsui, frente a sus narices, proporcionaron temprana ventaja de 2-0 a los Yanquis contra el abridor y perdedor, John Lackey.

En el cuarto, con doblete de Guerrero y hit de Kendry Morales, los Ángeles fabricaron su única carrera, estrechando la pizarra 2-1, pero los Yanquis volvieron a la carga en el quinto con doblete de Matsuí que empujó a Damon desde segunda, y aunque en la misma jugada Alex Rodríguez fue puesto out en el plato, con un relevo oportuno llegado desde los jardines, que Jeff Mathis, en una acción rápida, brusca y precisa, logró concretar evitando más daño, la tropa de Girardi ganaba 3-1, mientras Sabathia rápidamente recuperado, continuaba sujetando la capacidad de agresión de los Angeles.

Por si las moscas, los Yanquis agregaron una carrera en el séptimo, cuando Lackey cometió un error con Cabrera circulando, y Torii Hunter perdió una bola bateada por Jeter viniendo hacia delante, con el propósito de realizar un tiro al plato con posibilidades de sacar out. A esa altura, la diferencia de 4-1, se veía tan ancha como un océano, con Mariano Rivera listo para entrar al remate, y Sabathia tratando de caminar toda la ruta.

A diferencia de lo ocurrido con Boston, estos Ángeles, que ganaron 5 y perdieron 5 frente a los Yanquis en la temporada, y que fue verdugo de los “Bombarderos” en los Play Offs del 2002 y 2005, no tuvieron chance de resurgimiento anoche.

Cierto, es el primer juego, pero tiene un gran significado aunque no determine el establecimiento de una superioridad. El ganador de 16 juegos, Joe Saunders, cruzará disparos hoy con A. J. Burnett, quien registró balance de 13-9, cerrando fuerte la temporada. Anoche, la fiereza de los Ángeles, fue congelada en Nueva York.


dplay@ibw.com.ni