•   NUEVA YORK  |
  •  |
  •  |
  • END

El que dice que no hay ángeles feos nunca se imaginó el primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana entre los Angelinos de Los Ángeles y los Yankees de Nueva York. Problemas con su fildeo y un pitcheo pobre deslució a los Angelinos en el Bronx y ayudó a los Yankees a ganar el partido 4-1 el viernes.

La novena de Los Ángeles cometió tres errores, pero en realidad le debieron haber achacado cuatro faltas, ya que en una jugada el campocorto Erick Aybar y el antesalista Chone Figgins dejaron caer entre ellos un batazo en el aire de Hideki Matsui con dos outs y dos corredores en base.

El anotador oficial apuntó el batazo como hit porque nadie tocó la bola. Así, Nueva York anotó la segunda carrera del juego gracias a mal juicio de Figgins y Aybar. “Fue una mala comunicación”, dijo Aybar después del juego. “Ninguno de los dos la pedimos”, confesó el short. Aybar rehusó dar la excusa de que el ruido en el estadio no permitió que los dos fildeadores se comunicasen. “Si él la hubiese pedido, yo lo hubiese escuchado”, enfatizó Aybar. “Eso pasa, ninguno de nosotros quiere hacer un error”.

El jardinero izquierdo de Los Ángeles, Juan Rivera, cometió el primer traspié del juego. Éste hizo un mal tiro al cuadro que permitió se anotara una carrera después de un sencillo de Johnny Damon. Rivera no quiso hablar de la jugada después del juego. Su mirada está enfocada en los juegos por venir. “Este es el primer juego, nos quedan seis más y si jugamos bien puede que sean cuatro”, dijo Rivera sobre la serie que está pautada a un máximo de siete partidos.

Torii Hunter, quien cometió un error fildeando un imparable de Derek Jeter en el sexto episodio, que resultó en una carrera después de dos outs, rehusó bajar la cabeza después de la derrota. “Son cosas que pasan. Hubo mala comunicación en una y yo hice un error en otra”, dijo Hunter desde su casillero.