•  |
  •  |

Él ha pasado de persona rechazada en agosto a conquistador de octubre. Así como va, Vicente Padilla podría abrir el primer juego de campeonato de Serie Mundial si los Dodgers llegan así de lejos. Todo lo que el veterano lanzador derecho ha permitido en dos salidas en postemporadas es una carrera a dos potentes alineaciones en 14 entradas y un tercio, la más reciente actuación de control fue el viernes por la tarde en el Dodgers Stadium.

Padilla limitó a los Filis de Filadelfia a una carrera en 7 entradas y un tercio en el juego 2 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, sujetando al equipo que lideró la liga en cuadrangulares y carreras anotadas, manteniéndolo cerca hasta que los Dodgers pudieran hacer un rally de dos carrera en entradas finales y obtener una victoria 2-1.

“La verdad es que ha pitcheado tan bien como nadie para nosotros esta postemporada “, dijo el shortstop Rafael Furcal de Padilla, quien fue soltado por los Rangers de Texas hace dos meses. “Cuando nadie en el mundo entero creyó en él, lanzó increíblemente.”

El nica mantuvo a los Filis desbalanceados mezclando los lanzamientos y cambiando velocidades. Él empezó la tercera entrada con Shane Victorino al bate con una curva lenta de 54 mph que asombró incluso al receptor Rusell Martin, a quien el bateador de los Filis preguntó: “¿Usted midió la velocidad de ese lanzamiento?”. Martin le dijo: “Cincuenta y cuatro”, y empezó a reírse entre dientes.”

La risa se calmó rápidamente. El próximo lanzamiento de Padilla era una bola rápida de 97 mph y Victorino roleteo hacia Furcal sobre una curva de 77 mph dos lanzamientos después.

Incluso, el cuadrangular en la cuarta entrada de Ryan Howard no era culpa de Padilla, dijo Martín. “Tomaré la culpa por eso”, dijo el catcher de la curva que Howard bateo sobre la cerca del jardín izquierdo. “Yo puse los dedos y exactamente lo lanzó donde los había puesto.”

Cuando caminó fuera del campo después de su salida más larga en casi cinco meses, Padilla inclinó su gorra al aplauso estruendoso. Admitió cuatro hits y dio una base por bolas mientras ponchaba a seis. Era la segunda joya consecutiva para un lanzador que tiró siete entradas sin permitir carrera contra San Luis en el juego 3 de la Serie de División.

Se las arregló para mantener a los bateadores de Filadelfia desbalanceados mezclando sus bolas rápidas, slider, sinker y curva para strikes; porque podía ubicar esos lanzamientos constantemente. Los bateadores nunca podían centrarse en un lanzamiento específico o esperar que Padilla les diera de comer la bola rápida después de la bola rápida.

“Sólo estaba moviendo la pelota, cambiándola de lugar un poco”, dijo Howard. “Tenía dos curvas diferentes hoy, una que estaba alrededor de 75, 76, y luego la curva rara. Simplemente las estaba mezclando bien, hizo lo que tenía que hacer.”

“Tanto para Pedro como Vinny, no había posibilidad para el error. Además parecía que habían como 100 grados ahí donde ellos estaban haciendo lo que estaban haciendo. Él era asombroso. Realmente asombroso”, dijo Joe Torre.