•  |
  •  |
  • END

Hay un profundo respeto y una mayúscula admiración por Derek Jeter en todos los rincones del planeta béisbol, así usted no sea simpatizante de los Yanquis, pero no podemos quedarnos con los brazos cruzados frente a nuestra computadora, o peor aún sin brazos, como una fotocopia de la Venus de Milo, escuchando junto con el ruido de los tambores, que Jeter con su jonrón 19 a lo largo de 128 juegos en postemporadas ha superado a Mickey Mantle, quien disparó 18, pero reducido solamente a Series Mundiales por no existir los Play Offs en su época de esplendor y grandeza.

Tengo a Mickey al frente de la lista de las figuras cumbres que he apreciado en el béisbol desde mi niñez, cuando la televisión estaba lejos de nuestra limitada imaginación, y nos aferrábamos a las transmisiones de radio, para atravesar por el campo minado de las emociones incontrolables que proporciona este deporte tan impredecible. Pero, no es por eso que no admito considerar que Jeter lo ha superado, sino porque es algo distorsionador e injusto. El gran paracorto yanqui dispara 3 jonrones en 32 juegos de Serie Mundial.

Viendo cómo ha cambiado el juego con la configuración de los Play Offs, me pregunto: ¿cuántos jonrones hubiera conectado Mantle, si en lugar de 65 partidos, hubiera estado involucrado en los 128 que lleva Jeter con la extensión actual?. Aunque la respuesta se convierte en una especulación inútil, parece obvio que aquel artillero ambidextro, batallando permanentemente con múltiples lesiones, capaz de disparar 9 jonrones en tres clásicos, hubiese podido avanzar estruendosamente tumbando verjas.

Aunque Manny Ramírez sólo registra cuatro jonrones en sus 21 juegos de Serie Mundial, el total de 29 en 108 postemporadas, impresiona y tiene significado. Déjenme lamentar que Babe Ruth, el más grande bateador de poder de todos los tiempos, descargó 15 cuadrangulares en apenas 41 juegos durante los nueve Clásicos en los que participó, siete de ellos -todos con los Yanquis-, estrictamente como bateador, porque en 1916 y 18 trabajó como pitcher con Boston, estableciendo tambien records desde la colina.

Pese a la grandeza de Ruth y de Mantle, la mejor frecuencia jonronera vista en Series Mundiales la tiene el fiero Reggie Jackson, quien sí estuvo en acción durante postemporadas. De los 18 jonrones de Reggie en esta etapa de intensa presión, sólo hecha para los hombres duros, 10 de ellos fueron conectados en Clásicos, incluyendo 5 en 1977, y 3 en un juego, igual que Ruth. Considerando que Reggie sólo estuvo en 27 juegos durante sus cinco Series Mundiales, su ritmo es el más impresionante de todos.

No sé porqué, esta tendencia al enredo, juntando las estadísticas de series diferentes. Una cosa son los hasta hoy inalcanzables 13 goles de Just Fontaine en finales de Copas del Mundo, y otra muy diferente, los estragos que se pueden hacer en fases clasificatorias. En eso, la FIFA es cuidadosa.


dplay@ibw.com.ni