•  |
  •  |

El “olor” a difunto es inconfundible. Lo sabe la multitud de Anaheim, que anoche, con sus corazones arrugados, vio cómo su equipo era apaleado 10-1 por estos Yanquis arrogantes e incontrolables que se apoyaron en el pitcheo amordazante de C.C. Sabathia --limitando a 5 hits a los Ángeles-, y una ofensiva de 13 cohetes que incluyó jonrones del agigantado Alex Rodríguez y de Johnny Damon.

El “veneno zurdo” de Sabathia, tan efectivo como la Cicuta que tomó Sócrates, mantuvo a los bateadores de Anaheim atornillados, luciendo desenfocados, deseando no acercarse al plato. La única señal de vida que dieron fue el jonrón de Kendry Morales por el center, inutilizando el esfuerzo de Melky Cabrera en el quinto inning.

Con la serie 3-1 a favor de los Yanquis, una pausa programada hoy, y el retorno a la trinchera mañana, colocando a John Lackey frente a A. J. Burnett, los creyentes de los Ángeles se han esfumado. Las victorias sobre los Yanquis en las postemporadas de 2002 y 2005 están cubiertas de polvo y apretadas por telarañas, siendo archivadas. Ahora, los del Bronx están en plan de no dejar títere con cabeza.

Un Sabathia autoritario y un Scott Kazmir vacilante sostuvieron un duelo de tres ceros, antes que los Yanquis “emboscaran” al abridor de los Ángeles en el cuarto, fabricándole tres carreras y malogrando una cuarta por despegue anticipado de Swisher, con un elevado lo suficiente largo de Damon.

Hit abridor de Alex Rodríguez y doble de Posada metieron a Kazmir en las arenas movedizas. El zurdo ponchó a Matsui, pero roletazo de Cano impulsó a Rodríguez al fallar el intento de out en el plato, y los Yanquis tomaron ventaja 1-0. Hit de Melky Cabrera con casa llena, remolcó dos más, antes del out a Swisher malogrando con su ilegal arranque desde tercera, el batazo de Damon al jardín central.

Igual que en el tercer juego, los Yanquis tenían tres carreras de ventaja, con Sabathia trabajando con precisión desde la colina, pero ahora, los Ángeles no tendrían opciones de resurgimiento. Sabathia los anuló durante 8 entradas realizando 101 lanzamientos, permitiendo 5 hits y ponchando a 5. Chad Gaudin, cerró el juego con la tranquilidad de un jubilado saboreando una taza de café en un parque.

La reactivación de Alex Rodríguez y su funcionamiento como factor desequilibrante, ha sido clave para esta estupenda postemporada de los Yanquis, ganando 6 de 7 juegos. Anoche, el súper pelotero que se encuentra bien aceitado y con suficiente dinamita en su bate, disparó 3 hits en 4 turnos, entre ellos su quinto jonrón en los Play Offs llegando a 11 impulsadas.

Carente de pitcheo abridor solvente, con un bullpen irregular, una defensa confusa y su bateo en el closet la mayor parte del tiempo, el equipo de Anaheim está viendo quebrarse su hegemonía sobre los Yanquis a lo largo de esta década. Están por firmar su esquela de defunción.

dplay@ibw.com.ni