Francisco Jarquín Soto
  •  |
  •  |

Entre los cuatro managers que dirigirán esta V edición de la Liga Nicaragüense de Béisbol Profesional, Omar Cisneros es el único que ha estado en cada una de las cuatro competencias anteriores, todas con la camiseta del extinto San Fernando.

Por primera vez aparecen en escena los Orientales, con Omar encabezando este proyecto ambicioso que luce un equipo muy compacto en el pitcheo abridor con Armando Hernández, Diego Sandino, William Juárez, el prospecto de los Yanquis, Elvin Orozco, además de un relevo guiado por los dominicanos Carlos Morla y Willy Lebrón, de reconocida trayectoria. La combinación de la experiencia de Marlon Abea, Justo Rivas, Danilo Sotelo, Yasmir García, Jimmy González y Stanley Loáisiga, con la juventud de Iván Marín y Jonathan Loáisiga parece ideal, al menos en el papel.

Julio Sánchez estará por tercera vez al mando del Bóer. Aunque aún no tiene un título en la LNBP, tiene muchas esperanzas en la rapidez de sus jugadores y en sus deseos de jugar a la pelota con los fundamentos básicos del béisbol.

Con cinco juegos a la semana, la juventud y condición física serán dos elementos vitales para sacar resultados sin olvidar la cuota de experiencia.

El manager de los Tigres, Davis Hodgson, es un estudioso y trabajador incansable del béisbol. Para este año dirigirá por segunda vez en la Liga Profesional, pero no arrancará con todo su material humano como hubiera deseado. Sin embargo, no se puede olvidar que es de los que sabe sacarle provecho al talento de sus peloteros.

El único debutante en esta liga es Róger Guillén, quien viene de hacer una gran temporada con el Estelí en Primera División, llevándolo hasta la final contra el Granada.

Para esta liga ha reunido un conjunto bastante joven y compacto, pero es evidente que el reto será mayúsculo.