• |
  • |
  • END

¿Se le volvió a escapar el título al ex monarca José “Quiebra Jícara” Alfaro? Es imposible afirmarlo. No tuvo chance de ganarle al mexicano Antonio De Marco, quien lo superó en todo y solo fue cuestión de tiempo para noquear en el décimo asalto y coronarse campeón mundial interino del CMB de las 135 libras en el hotel Isla del Tesoro en Las Vegas.

Fueron pocos los momentos de lucidez boxística del nica. El único productivo fue el cuarto round, cuando estremeció a De Marco con izquierda y derecha mientras éste se hallaba a merced, acorralado en las cuerdas, algo que no ocurrió en otro momento del combate, porque el resto fue casi un monólogo del ahora monarca.

Pero, incluso en ese round, Alfaro venía de pasar un mal rato. De Marco imponía el ritmo con buenas combinaciones, manos en corto, upper en la cara, y el nica apenas pasaba algunos golpes sin reaccionar.

Cierto, pegó algunas derechas al rostro de su oponente pero su tren de pelea jamás fue como para esperar que Alfaro pudiera cambiar el curso de la pelea. Buscó un golpe de suerte, pero nunca apareció.

El nica estuvo a punto de ser noqueado en el segundo asalto. Recibió ganchos cortos al rostro que le hicieron doblar las piernas y de no ser porque se agarró dos veces de De Marco, no hubiera terminado el asalto. Cayó por primera vez en la pelea.

El dominio de De Marco fue cada vez más evidente. En el sexto, Alfaro terminó en una esquina, indefenso ante los golpes del rival en una evidente incapacidad de reacción por falta de habilidad, porque no sabe caminar en el ring y salir de esos aprietos. A eso podríamos agregar el cansancio y los golpes, que ya estaban dejando más huellas en su condición física.

En los siguientes dos asaltos el nica casi no tiró golpes. Para el noveno intentó sacar las manos pero no podía con un joven (23 años) que tenía mucha movilidad, daba buenos golpes en corto y le había tomado la distancia.

Para el décimo fueron varias las manos que conectó De Marco y vino lo peor. Sólo nos hizo recordar el nocaut que sufrió Alfaro ante Yusuke Kobori en su primera defensa del título de la AMB.

La combinación uno-dos le cayó un par de veces, y con una izquierda se fue a la lona. El mexicano fue más agresivo, viendo a su presa herida, lo hizo caer por segunda vez con golpes que salían de todos los ángulos. La tercera caída se veía venir, pero fue más trágica de lo que nos imaginamos, casi en acción retardada después de varios golpes que recibió visitó por última vez la lona y le dijo adiós a un título que jamás podría ganar.