• |
  • |
  • END

Cuando parecía todo perdido, a pesar de que el marcador estaba ajustado, aún cuando el bateo de los Filis no reaccionaba ante el magistral pitcheo de C.C. Sabathia y los relevistas, Chase Utley, en el séptimo, y Pedro Feliz, en el octavo, le devolvieron el aliento a un equipo casi moribundo, con sus jonrones solitarios que empataron dramáticamente 4x4.

Pero sólo fue como un suspiro antes de morir. Los Yanquis en el noveno ripostaron con doblete de Alex Rodríguez y sencillo de Jorge Posada con dos a bordo que pusieron el marcador 7x4, de forma definitiva, porque los Filis ya no despertaron más y los mulos se ubicaron a un paso de ganar el título de Serie Mundial número 27 de su historia.

El noveno fue una entrada fatal para los aficionados de Filadelfia, que se levantaron de sus butacas para celebrar el trancazo que le clavó Utley a Sabathia en el séptimo y más eufóricos estuvieron con el batazo de Feliz sobre Joba Chamberlain en el octavo. Pero no contaban con la titubeante labor de Brad Lidge en el cierre de juego, perjudicado además por una pésima jugada del cuadro de los Filis.

Después de dos outs, Lidge permitió hit de Johnny Damon, quien estuvo caliente con su madero en los innings productivos de los Yanquis. Se fue al robo de segunda y se cruzó el infield de Filadelfia. Feliz, desde tercera llegó a cubrir la intermedia, y nadie quedó en la antesala, de eso se percató Damon y se extendió a pura velocidad hasta esa base.

La entrada se complicó más con un golpe a Mark Teixeira, y Alex Rodríguez, que tenía de 3-0 con dos ponches ante Joe Blanton y el relevista Ryan Madson, disparó sencillo remolcador de la quinta, mientras Posada conectó largo imparable que trajo las últimas dos, aunque fue puesto out en segunda base.

Siendo justos, la reacción de los Filis fue un acto milagroso. Su bateo estaba maniatado por Sabathia, quien caminó 6.2 innings permitiendo tres carreras, dos producidas por Utley con doble y el vuelacerca en el séptimo, que mandó a las duchas al abridor de los Yanquis con el juego ganado 4x3.

Los Yanquis anotaron en el primero por infieldhit de Derek Jeter, doble de Damon y rola a primera de Teixeira y elevado de Jorge Posada ante Joe Blanton para el 2x0.

Los Filis reaccionan en el cierre con dobles sucesivos de Shane Victorino y Utley que no dio para más que un 2x1, porque Sabathia ponchó a Ryan Howard y a Ibáñez.

Tras ese arranque frágil se trenzaron en un duelo Blanton y Sabathia. El primero retiró once en fila antes de admitir dos carreras en el quinto por hits empujadores de Jeter y Damon, mientras C.C. sacó en fila siete outs hasta que le hicieron la segunda anotación de los Filis en el cuarto episodio en unas circunstancias muy especiales.

Ryan Howard disparó sencillo, se robó segunda y anotó por hit de Raúl Ibáñez en una jugada en home que en realidad no tocó jamás el plato, pero ni el umpire principal ni los Yanquis se percataron de eso.

Los Filis tuvieron para empatar en el quinto embasando a Rollins y Victorino, pero Sabathia volvió a hacer de las suyas e hizo deslucir con dos elevados al short y ponche a Utley, Howard y Werth.

Así se mantuvo el marcador 4x2 hasta la reacción de los Filis, los Yanquis pusieron las cosas en orden en el noveno y Mariano Rivera sacó los tres últimos outs en el Citizens Bank Park de Filadelfia y se adjudicó su segundo salvado de la Serie Mundial y Joba Chamberlain sin merecerlo ganó el partido.