• |
  • |
  • END

Iniciamos otro capítulo en la nueva versión de la Liga Profesional de Béisbol en Nicaragua, y hay una historia por escribir, que la dan las proezas.

¿Qué es lo más espectacular que se ha visto en las cuatro ediciones anteriores y que puede ser tema de motivación para los jugadores en lid?

A vuelo de pájaro, lo más espectacular que se ha visto es el juego sin hit ni carrera que logró el panameño Lenín Picota, del Chinandega, en la Serie Final de la primera versión de la LNBP, el domingo 23 de enero de 2004 en León, ante los felinos, con pizarra 4x0.

Ese día brilló más el sol en León al ver el trabajo espectacular de Picota, quien realizó 99 lanzamientos, poniendo 65 strikes y 34 bolas. Perdió el juego perfecto en el octavo inning, cuando con dos outs golpeó a Juan Vicente López, ponchó a 9 rivales.

La victoria puso a Chinandega con ventaja 3-2 en la Final, de frente al banderín, que no conquistaban desde 1974. Pero no pudieron rematar y Henry Roa, con par de motivadores jonrones en el sexto juego, condujo a los melenudos al título.

Es el único “no hitter” que se ha producido en esta Liga.

A nivel colectivo, se debe reconocer la barrida que el Bóer le propinó al León en la Serie Final de la temporada 2006-2007, con Noel Areas al frente del timón.

Esa vez, el Bóer fue contundente. Ganó el primer juego 5x4, con jonrón del sensacional Clyde Williams, quien produjo 4 carreras; el segundo también lo granó apretado, 6x5 con triunfo de Miguel Pérez, rescate de Ricardo Gómez y tres remolques de Kelly Ramos.

El tercer juego se lo adjudicó cómodamente 6x1, con triunfo de su refuerzo Julio C. Raudez en seis innings, y remataron el sábado 3 de septiembre en León, imponiéndose 3x1. Ganó Esteban Pérez, salvó Ricardo Gómez y Abea produjo 3 carreras.

Ningún equipo del más alto nivel en nuestra pelota se había coronado con una barrida en serie pactada a siete juegos. Es la tarea más difícil para un equipo, y sólo el Bóer lo ha conseguido en nuestro país.

Otra proeza también difícil es la de batear de jonrón en cuatro juegos consecutivos, a como hizo el receptor de León, Salvador Paniagua en la edición de 2007-2008.

Curiosamente, esos cuatro fueron los únicos jonrones de Paniagua en la temporada, en momentos en que León era eliminado… Todos fueron contra lanzadores de poder, y con swin poderosos, ya que fueron sobe la barda del left field.

El 23 de diciembre de 2007 en el Estadio Nacional “Denis Martínez” se lo bateó a Juan Figueroa en el noveno inning con uno a bordo, para quebrarle la blanqueada, dejando el partido 7x2. Al día siguiente, también en el noveno, pero sin nadie en base, se lo conectó a Pedro Minaya, del Chinandega en León. El viernes 28 de diciembre, otra vez en León, se lo conectó a Diego Sandino, del San Ferndo, en el segundo episodio, y el cuarto lo bateó el sábado 29 de diciembre en Masaya, contra Willy Lebrón en el cuarto episodio sin nadie en circulación.

Hay otras proezas como las cuatro veces que Devern Hansack ponchó a 10 o más adversarios en un partido, aunque el récord lo tiene el cubano Miguel Pérez, quien ponchó a 13 boeristas el 6 de diciembre de 2004.

Jugando con el León, Hansack ponchó a 11 chinandeganos en seis innings el 10 de noviembre de 2005. Antes, el 10 de octubre, pero en 5.2 episodios, ponchó a 10 del Chinandega, y les repitió la dosis el 18 de noviembre en 7.1 innings. También logró diez ponches contra el Bóer el 30 de noviembre de 2005 en 7.2 episodios.

Éstas son algunas de las proezas más visibles en la Liga Profesional.