•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni

Se acabaron las especulaciones. Ya no hay nada más que teorizar alrededor de lo que puede ocurrir entre Manny Pacquiao y Miguel Cotto. Las apuestas favorecen al filipino por sus recursos, variantes, habilidad, punch y grandiosidad alcanzada atravesando todas las categorías desde 112 a 147 libras, pero el poder de Cotto, su rapidez y capacidad de agresión, han hecho crecer las dudas. Así que la campana del gran suspenso está por sonar, mientras los peleadores se acercan a la hoguera.

Hay mucho parecido a las fases previas de varias peleas inyectadas por la incertidumbre, como Leonard-Hagler, Argüello-Pryor, Robinson-Maxim, y otras en que el púgil de menos peso fue considerado mejor armado, pero expuesto al riesgo de un poderoso golpeo.

¿Qué es lo único que se puede predecir con certeza entre Pacquiao y Cotto, peleadores de estilos tan diferentes? La violencia, y conociendo a los dos y su desprecio por el riesgo, se supone, será una pelea intensa, quizás electrizante. Es por eso que el más audaz podría prevalecer.

Fijada en un límite de 145 libras, Pacquiao tendría que ser el de más atrevimiento tratando de colocar toda la presión posible sobre un rival que no es dueño de tantos recursos, y que deberá recurrir a su impetuosidad para impedir el movimiento apropiado del filipino, ágil de piernas y con vivísimos reflejos.

Pacquiao (49 victorias, tres derrotas y dos empates, con 37 nocauts) ha provocado impactos consecutivos liquidando a Oscar de la Hoya y Ricky Hatton, mostrando una evolución como peleador ofensivo muy difícil de controlar. Saltando como un tigre sobre su presa, acostumbra pisar el acelerador desde el propio inicio, apoderándose de la iniciativa.

Cotto (43 triunfos y una derrota, con 27 fulminados), mucho más entero físicamente que De la Hoya, con mejor defensa que Hatton, y una agresividad más precisa y sostenida, sabe lo que es meterse, sobrevivir y resolver dificultades en la olla de presión.

¿Qué tan decisiva será la rapidez de Pacquiao? Es un factor que tiene significado, pero Cotto tiene experiencia acumulada frente a rivales de alta velocidad como Zab Judah y Shane Mosley; lo diferente es que Pacquiao, muy versátil, aplica el factor sorpresa, y no es fácil lograr apretarlo contra las sogas, algo que seguramente buscará Cotto para poder sacar provecho de su velocidad de manos y punch.

¿Un antídoto para esa habilidad de Pacquiao entrando y saliendo con ese efectivo golpeo en reversa, y con las dos manos, no sólo con su filosa y potente zurda extendida? Hasta hoy no ha sido descubierto, y seguramente Cotto va a sufrir mucho frente a ese estilo de agresión.

La ventaja de Cotto en estatura es leve, una pulgada, pero su pegada es más pesada, y lo más importante, su capacidad de asimilación, puede estar encima de la que han mostrado los grandes rivales de Pacquiao. Eso sí, propenso a los cortes, Cotto podría estar más preocupado en los primeros asaltos, y como apuntamos antes, obligado a realizar arremetidas, aun frontales.

Pelea difícil, muy difícil, pero pienso que con ventaja en la esquina triunfará Pacquiao por decisión luego de desorientar y dañar a este Cotto valiente y presionante que todos conocemos.