•  |
  •  |
  • END

Llegó la hora. Hoy, a partir de las tres de la tarde en la capital del Güegüense, Diriangén recibe a su “bestia negra”, los indomables del VCP-Chinandega, al que enfrentarán para definir, de una vez por todas, cuál es el mejor equipo entre ambos en la semifinal del Torneo de Apertura.

Las semifinales son apasionantes, atractivas y espectaculares, con cuatro equipos que se caracterizan por presentar un alto nivel de juego y seguramente el de hoy es de suma importancia.

Podríamos agregar que también será un desafío entre la historia y el presente, porque Diriangén llega como equipo que más veces ha ganado, con 25 títulos y otras finales perdidas, mientras VCP, que desde su ingreso a Primera División ha sido verdugo para Estelí y Diriangén, muestra una mejor actualidad, puesto que es el único que no perdió en la segunda vuelta del torneo.

Están dados todos los ingredientes para cocinar un duelo inolvidable, una gran fiesta del fútbol que nos permita a todos los apasionados disfrutar una vez más con el deporte más lindo del planeta. Pero ahora miremos en detalle los antecedentes y lo que podría ocurrir hoy.

Son pocos los partidos del historial entre estos dos grandes clubes futboleros: hoy se jugará el enfrentamiento número seis entre ambos. El primero se disputó en agosto de 2008, en Diriamba, cuando los chinandeganos ganaron 1-0, mientras que el último se desarrolló en octubre de este año en el “Efraín Tijerino”, que concluyó con el triunfo para los “padillistas”, también 1-0.

VCP está en ventaja en el historial, con cuatro triunfos y un empate, sin derrotas.

¿Qué tipo de match veremos? Como quedó dicho, se plantea un choque de estilos muy claro, más allá del papel que jueguen también los nervios en un episodio inesperado, como por ejemplo un gol tempranero, que puede cambiar totalmente el planteo táctico de los dos equipos.

De cualquier manera, no hay que ser un genio para predecir que, como en todos los grandes encuentros, el factor anímico y mental jugará un papel preponderante. En suma, señores, va a ser un partidazo, con un pronóstico realmente muy apretado y todos los ingredientes que debe tener un duelo de esta clase. La invitación está hecha: no se lo pierdan.