•   ABUYA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Suiza hizo historia al vencer 1-0 a Nigeria este domingo en la final de ‘su’ Mundial Sub-17, lo que permite al fútbol del pequeño país europeo alcanzar el mayor éxito de la historia, mientras que España acabó el torneo tercera tras superar por idéntico resultado a Colombia.

En una final inédita, los europeos, gran sorpresa del torneo, confirmaron el nivel de los anteriores choques y dejaron a los anfitriones en puertas de la gloria, cuando todo parecía ya preparado para la celebración de su cuarto título en la categoría.

En los principales premios individuales del torneo, el nigeriano Sani Emmanuel fue elegido mejor jugador (Balón de Oro), mientras que el español Borja se llevó la Bota de Oro al máximo goleador.

Los helvéticos levantan el trofeo en su primera participación y consiguen además el mayor éxito de su historia, 85 años después de caer ante Uruguay en la final de los Juegos Olímpicos de París-1924.

El atacante de origen bosnio Haris Seferovic inscribió su nombre en la historia del fútbol suizo con su tanto en el minuto 63, superando la marca de Ramon Azeez al rematar de cabeza tras un saque de esquina para colar el balón en la meta de Dami Paul.

El nuevo campeón, que no partía en los pronósticos iniciales en el grupo de favoritos, ha sido la gran revelación y ha conseguido su éxito con un pleno de siete victorias.

Nigeria queda así en puertas de un tetracampeonato que hubiera sido histórico, ya que nadie hasta el momento ha conseguido cuatro triunfos en esta competición. En el palmarés, los africanos quedan igualados a tres con Brasil, gran decepción del torneo al despedirse inesperadamente en la fase de grupos.

Los suizos, con trece jugadores descendientes de inmigrantes o con orígenes en otros puntos del planeta, consiguen un respaldo a su fórmula multicultural, en donde se encuentra un jugador ‘latinoamericano’, el defensa de origen chileno Ricardo Rodríguez.

También en el estadio Nacional de Abuya, España había conseguido unas horas antes el ‘bronce’ en el torneo al vencer a Colombia (1-0), en un partido en el que fue claramente superior a los colombianos, pero donde sufrió mucho, hasta que Isco consiguió el único tanto en el 75.